La industria de la madera suma su pedido para que le quiten las retenciones

Economía

Hoy son del 4,5%. Argentina exportó en 2021 por u$s500 millones. Antes de la pandemia lo hacía por apenas u$s50 millones al año. Los empresarios dicen que se están quedando sin margen de rentabilidad.

No todos los reclamos para que se eliminen los derechos de exportación provienen del campo. Los industriales de la madera también le piden al Gobierno que elimine las retenciones a las exportaciones que pesan sobre el sector. Sostienen que por el retraso cambiario y la caída de los precios internacionales, están perdiendo el margen de competitividad internacional que les permite ganar dinero con el negocio.

El reclamo se expuso durante el 142° Congreso de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) que tuvo lugar este fin de semana, al que asistió el ministro de Desarrollo Productivos, Matías Kulfas, quien prometió a los empresarios convocar a una mesa sectorial para que participen todos los integrantes de la cadena de valor.

Se trata de uno de los primeros sectores industriales que piden que se eliminen impuestos a las exportaciones, que se aplicaron sobre el final del gobierno de Mauricio Macri, en medio de la crisis de 2018.

El planteo lo hizo el presidente de FAIMA, Román Queiroz, quien señaló a Ámbito que “hace un año había margen, pero si uno se fija bien, en ese momento el dólar oficial estaba a $100 y ahora está $124, contra una inflación que fue del 60% aproximadamente”.

Las razones por las cuales los empresarios piden que el Gobierno le rebaje la carga impositiva sobre las exportaciones tienen que ver con que está bajando el precio del metro cúbico de madera a nivel internacional, lo que combinado con el retraso cambiario -dicen- les va erosionando la rentabilidad.

El sector de la madera y el mueble fue muy beneficiado por la pandemia. Pasó de ventas al exterior marginales por u$s50 millones al año antes de la crisis sanitaria global, a u$s500 millones en 2021. El principal comprador es Estados Unidos, y se trata de madera con apenas un primer tratamiento, es decir, aquellas a las que se le hace un perfil y se las cepilla una vez cortado el árbol.

Queiroz explicó que este año la actividad exportadora está disminuyendo. "Las empresas están teniendo problemas logísticos”, indicó, sobre todo por el incremento del costo de los combustibles.

Frente a ello, los empresarios le pidieron a Kulfas que reponga la Mesa Sectorial de la madera y el mueble para analizar posibles soluciones. Por caso, el ministro de Desarrollo Productivo les recordó a los empresarios de FAIMA que la industria forestal ya cuenta con un tratamiento diferenciado de las retenciones. Las pequeñas y medianas empresas no pagan retenciones hasta los u$s500.000, mientras que las operaciones de ese monto hasta un millón pagan un 0,3%.

El momento para la Argentina en el negocio forestal parece óptimo. Además de ser una potencia agrícola, Rusia también aporta con el 14% de las exportaciones mundiales de madera y de más está decir que desde que comenzó la invasión a Ucrania esa oferta está fuera del mercado, lo que potenció los precios. Pero con la suba de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos se retrajo el crédito en ese país y eso afectó la demanda de madera y también disminuyó algo sus precios.

Además, la Argentina cuenta con una ventaja competitiva definitoria respecto de Europa. Los árboles implantados para madera como el pino o el eucalipto están listos para ser talados a los 14 años, mientras que en el viejo continente tardan entre 20 y 25 años.

La cadena productiva del sector tiene alrededor de 70.000 empleos formales, 43.000 en el rubro madera y 25.500 en muebles. Las exportaciones en el sector maderero aumentaron un 25% respecto del año pasado, mientras que en muebles el alza fue del 7%. La inversión local e internacional anunció proyectos por u$s520 millones.

Dejá tu comentario