Riesgo-país de Brasil sube 15% y temen que entre en default

Economía

El riesgo-país de Brasil ayer subió 15%, a 1.593 puntos. Se derrumbaron precios de sus bonos. Brasil ya es 2° en riesgo después de la Argentina y supera a Nigeria y Ecuador. Temen el default. Lula subió más en encuestas y alimenta miedos porque duplica en preferencia a candidato oficial. Además, Moody's y Fitch le bajaron la nota a la deuda de Brasil, que suma u$s 274 mil millones. Esta noticia acentuó la debacle de los mercados. Bolsa de San Pablo bajó 5%. En el año cae 20%.

San Pablo (EFE, Reuters y ANSA) - La decisión de las calificadoras de riesgo Moody's y Fitch de bajar la calificación de los títulos públicos brasileños hizo recrudecer los temores sobre la mayor economía de Latinoamérica. Como resultado del nerviosismo que ayer se volvió a apoderar de los mercados, el riesgo-país de Brasil subió nada menos que 15,27% y cerró a 1.593 puntos, niveles que no frecuentaba en los últimos dos años y medio, es decir, desde que en enero de 1999 decidió dejar flotar la moneda. Ahora Brasil está segundo en el ranking de riesgopaís, ya que superó a Nigeria (1.584 puntos) y se situó por detrás de la Argentina (6.062 puntos). Pero los problemas para el presidente Fernando Henrique Cardoso no terminan allí: el dólar subió casi 3% y cerró a 2,80 reales, mientras que el Bovespa sufrió su mayor retroceso en lo que va del año y se hundió 5,09%. Lo cierto es que la suba del riesgo-país y el deterioro del resto de los indicadores financieros ponen en serias dudas el horizonte económico de Brasil. Ayer, varios analistas encendieron las luces de alarma al asegurar que, de no revertirse la situación en los próximos meses, el país podría seguir los pasos de la Argentina.

• Nota


La calificadora Moody's rebajó ayer por segunda vez en un mes la perspectiva de los bonos brasileños al pasarla de «estable» a «negativa». Aunque la agencia de riesgo elogió «la sana mezcla de políticas macroeconómicas» del gobierno brasileño, rebajó su perspectiva ante la posibilidad de que el nerviosismo de los inversores por las elecciones presidenciales de octubre pueda derivar en un deterioro de la capacidad del país para manejar su deuda.

En rigor, el cambio en la perspectiva implica que Moody's podría recortar en los próximos meses la calificación crediticia de la mayor economía de América latina.

«El mercado estuvo bajo mucha presión luego de que Moody's rebajó a Brasil», señaló al respecto Helio Ozaki, un operador de la corredora Finambras.

Concretamente, debajo de la preocupación de Moody's están conocida la decisión de Moody's la medida fue seguida por la calificadora Fitch, que bajó la nota de la deuda soberana de Brasil de «B+» a «BB-».

«Dada la vulnerabilidad que tienen tanto la carga de deuda pública como la balanza de pagos de Brasil y frente a las percepciones de los inversores y la poca probabilidad de que las condiciones mejoren en forma notable en los próximos meses, los fundamentos del crédito soberano de Brasil han dado un giro hacia un empeoramiento», argumentó Fitch en su informe.

En este contexto, el C-Bond -principal título de la deuda externa brasileña-cayó ayer 6,69%, y cerró a 59,2% de su valor nominal.

Por su parte, el gobierno aseguró que no hay razones para que Brasil sea considerado el peor país del mundo para invertir después de la Argentina, ni para el nerviosismo que hundió ayer a los mercados en el denominado «jueves negro».

El vicepresidente, Marco Maciel, afirmó que la economía brasileña es muy sólida, por lo que consideró sorprendente la reacción del mercado. «La democracia brasileña tiene raíces muy profundas, porque tenemos estabilidad política, económica y tranquilidad social», destacó Maciel. «De ahí que no veo ninguna razón para el nerviosismo a no ser la mera especulación», agregó.

Dejá tu comentario