Serio: aumentó 22% en un año el gasto

Economía

El gobierno logró en 2005 un abultado superávit fiscal, pero el gasto público creció, incluso en los meses posteriores a las elecciones presidenciales, y colocó la base de las erogaciones en una posición preocupante por lo elevada. Básicamente esto se debió al incremento de la obra pública y de las transferencias a las provincias.

Según información de la Secretaría de Hacienda, en 2005 las cuentas de la Nación junto con las provincias cerraron con un superávit cercano a los $ 24.000 millones, lo que representa un 4,4% del PBI. A nivel nacional, el ahorro llegó a los $ 19.350 millones, esto es el 3,5% del PBI.

Según reconoció el secretario de Hacienda, Carlos Mosse, hubo un sostenido incremento en el gasto, que según las cuentas oficiales subió 22%, pasando de casi $ 87.656 millones en 2004 a $ 107.000 millones el año pasado. El funcionario dijo que esta alza se debe «al mayor pago de intereses, junto a un incremento en los salarios de los empleados estatales, de las jubilaciones y pensiones y a un tercer factor que fue la mayor inversión pública, algo que se viene registrando desde 2003, siendo éste el rubro que crece más fuerte».

Precisamente este tercer factor es la clave de la suba, que se refleja específicamente en las transferencias a provincias y gastos en bienes y servicios. Ambas cuentas sumadas pasaron de los $ 34.030 millones de 2004 a los $ 42.678 millones de 2005, lo que implica un alza total de 25%.

Esto se concentró además luego de julio, cuando las cuentas superaron los $ 1.000 millones en el caso de los bienes y servicios y los $ 3.500 millones en las transferencias a las provincias. En setiembre el ritmo se aceleró y los gastos llegaron a los $ 1.500 millones en el primer caso y a los $ 4.000 millones en el segundo.

• Continuidad

El problema es que en ambos ítems continuó el mismo nivel de pagos, con lo que el gasto público mantuvo un nivel alto hasta fin de año. Como en realidad se trata, en su mayoría, de liquidaciones por obras públicas, habrá que esperar a que el panorama continúe de manera similar durante 2006. Todo dependería entonces de tratar de no acelerar el gasto este ejercicio, especialmente por su impacto en los precios, pero esperando que desde la recaudación haya un incremento superior al presupuestado (unos $ 155.000 millones).

Perspectiva

En enero los ingresos fiscales operarían otra vez a favor del gobierno, ya que se esperan más de $ 11.000 millones, 35% más que en 2005. La recaudación tendrá esta evolución gracias al IVA, que refleja el muy buen diciembre que se registró en el mercado interno por las ventas de fin de año, y a las retenciones a las exportaciones con un dólar por encima de los $ 3.

En diciembre, como se esperaba, el nivel de superávit bajó sustancialmente, ya que de los $ 1.570 millones de noviembre, se pasó a unos $ 24 millones. Parte de esta reducción se debe a la ya tradicional decisión del gobierno de liquidar el medio aguinaldo en diciembre y no en enero.

Sin embargo no fueron los únicos capítulos donde se registraron incrementos tan importantes. También mostraron alzas en los últimos dos meses las transferencias al sector privado (de $ 2.343 millones se pasó a $ 3.829 millones) y los envíos a las provincias, en los que de $ 2.296 millones de noviembre se llegó a $ 4.160 millones de diciembre.

Dejá tu comentario