Sindicalista embargado en $ 50 millones

Economía

Apenas un día antes había recibido otro favor del gobierno, cuando firmó en el despacho del propio Presidente una sociedad con Franco Macri, Aldo Roggio y el empresario cerealero chino Shi Ke-rong para la reactivación del Belgrano Cargas. Se trata del sindicalista José Pedraza, que ayer fue embargado por la Justicia en $ 50 millones.El «gordo» ferroviario está procesado por una presunta estafa a los trabajadores de su gremio por $ 34 millones. La operación consistía en desviar dinero que el sindicato les descontaba a sus afiliados, en forma compulsiva, en concepto de seguro de sepelio que nunca recibieron. Patético.

El sindicalista «gordo» de los ferroviarios José Pedraza fue embargado ayer en 50 millones de pesos en una causa en la que está procesado por millonario desvío de dineros que provenían de un «fondo de sepelio» de sus afiliados. El embargo fue dispuesto por el juez subrogante Eliseo Otero, luego de que la Cámara del Crimen dictara el procesamiento del líder de la Unión Ferroviaria por una supuesta estafa de 34 millones de pesos.

La decisión judicial fue interpretada como una « intromisión» del gobierno en la interna sindical y en la puja que el ferroviario y otros siete gremios mantienen con Hugo Moyano, el camionero aliado al gobierno de Néstor Kirchner.

La maniobra fraudulenta habría sido cometida entre 1993 y 1998, luego de que los directivos de la Unión Ferroviaria pusieran en práctica un seguro de sepelio para sus afiliados. Por entonces lo llamaban «fondo de sepelio» y consistía en descontarles a los trabajadores un porcentaje del sueldo con el propósito de destinarlo a cubrir la totalidad de esos gastos.

El procesamiento contra el líder sindical y otros dirigentes fue dictado en los primeros días de abril luego de que los camaristas Mariano González Palazzo, Alberto Seijas y Carlos Alberto González encontraron «pruebas» para revocar una sentencia en primera instancia que, el año pasado, había sobreseído a Pedraza.

Al dictar el procesamiento del pope sindical, la Cámara destacó que «no se encontraba acreditada la efectiva prestación de servicios» y destacó que los pagos se efectuaron «en dinero en efectivo pese a tratarse de elevadas sumas y contar la entidad con cuentas bancarias».

Originalmente, el «fondo de sepelio» fue manejado por el mismo gremio, pero desde 1987 delegaron su administración a una entidad mutual que, a su vez, subcontrató a otra empresa.

«Eran familiares de los directivos quienes aparecen como prestadores, en tanto que algunos de los supuestos proveedores tienen domicilio en el mismo edificio en que funciona la mutual», detallaron los camaristas.

Según la resolución de los camaristas, «el contrato con las supuestas prestadoras del servicio fue el instrumento para extraer de la entidad sumas por demás desproporcionadas al servicio comprometido como contraprestación».

Junto con Pedraza fue procesado Adolfo Argüello, su predecesor al frente de la UF, que fue secretario general del gremio hasta 1996 y actualmente se desempeña como gerente del sindicato de los ferroviarios. Ambos están acusados del delito de defraudación por administración fraudulenta.

Los camaristas procesaron también a cuatro integrantes de la mutual contratada por el sindicato, Horacio Amigo, Adriana Suárez y Pedro y Susana Romano, y a dos miembros de la empresa subcontratada, Jorge Caamaño y David Zaslavsky.

Dejá tu comentario