¿Soja o maíz?: pese a precio récord, es la pregunta que se hacen productores

Economía

Los valores atractivos del maíz limitarían la expansión de la soja. De todas formas, en el Gobierno se ilusionan con un aumento de las divisas.

Los precios altos para la soja alentarían la siembra de la oleaginosa en nuestro país en la campaña 2020/2021, pero condiciones secas y valores atractivos para el maíz limitarían la expansión, porque muchos agricultores consideran ampliar la participación del cereal de siembra tardía en sus campos.

Según un reporte de Hugh Bronstein y Maximilian Heath para la agencia Reuters, Argentina sigue siendo el principal exportador mundial de aceite y harina de soja. Sin embargo, si bien esta oleaginosa es el cultivo que mayores divisas genera para el país, los autores sostienen que “compite” con el maíz tardío por hectáreas en los últimos meses del año.

En las últimas horas los precios internacionales de la soja alcanzaron su nivel más alto en los últimos dos años, un incentivo para los productores locales. Sin embargo, analistas señalan que por el clima seco que se extendería durante la primavera y los buenos precios del maíz, habría una importante siembra del cereal tardío -que permitiría a productores esperar por mejores condiciones de humedad-, poniéndole un límite al crecimiento de la soja.

“Productores han modificado su estrategia defensiva contra el riesgo de sequía y están diversificando su siembra en vez de ir directamente a la soja, como ha sucedido antes. Este año hay una fuerte intención hacia la siembra de maíz tardío”, dijo Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) a Reuters.

La BCBA ha calculado el área del maíz 2020/2021 en 6,2 millones de hectáreas y la semana que viene difundirá sus primeras estimaciones para la soja de la nueva campaña. “Durante el desarrollo de septiembre va a seguir predominando un escenario de falta de precipitaciones”, dijo Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA). “Octubre debería presentarse más activo (en lluvias)”. No obstante, el experto señaló que durante la primavera argentina, las precipitaciones serán irregulares. Se espera que nuestro país registre durante los próximos meses lluvias inferiores a las normales por los efectos de una versión moderada del fenómeno climático La Niña.

“El fenómeno de La Niña está y siempre es un indicador negativo”, dijo Heinzenknecht.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario