Prevén superávit comercial, pero más deterioro fiscal

Economía

Luz verde en balanza por commodities y vuelta del comercio internacional. Fin para el equilibrio fiscal para reactivar consumo en un año electoral.

En el segundo semestre, la economía argentina tendrá un resultado positivo en sus cuentas comerciales, pero negativo en el frente fiscal, según los pronósticos de consultoras privadas y centros de estudios. El precio de los commodities y la recuperación del comercio internacional explicarán el superávit. Por el contrario, la política fiscal expansiva para traccionar la recuperación en un año electoral, implicará un deterioro en las cuentas, tras un primer semestre casi en equilibrio.

En materia comercial, hay coincidencia entre el Gobierno y los analistas. El saldo comercial en lo que va del año fue superavitario en u$s5.623 y se espera que continúe en esta senda, por la “recuperación del comercio internacional”, analizó el IAE Business School.

“Desde un nivel de precios favorable de los bienes primarios exportables, frente a una menor recuperación de la actividad económica, se proyecta un resultado anual positivo”, anticipó el centro de estudios de la Universidad Austral. Estima que el 2021 podría terminar con un balance externo de u$s13 mil millones, una expansión del 5,2% respecto a 2020, “sustancial” para la oferta de divisas. De todos modos, alertan sobre la necesidad de mantener la inflación en un camino descendente, “para sostener el espacio de depreciación real de la moneda”.

En la misma línea, la CEPAL espera que las exportaciones en Latinoamérica aumenten un 22% en 2021, tras el desplome de 2020. En su nueva publicación, explican que esto se deberá al aumento de los precios de las materias primas y la recuperación de la demanda de China, Estados Unidos y la Unión Europea. Esta mejora dependerá de la canasta exportadora: aumentará 40% para quienes exporten productos energéticos y 20% productos agrícolas (caso argentino). De todos modos, la CEPAL advierte que hay “incertidumbre” sobre los precios de los productos primarios, que acumulan un rally alcista.

Déficit fiscal

Durante la segunda ola de la pandemia, las cuentas públicas estuvieron casi en equilibrio, con un rojo fiscal primario del 0,1% del PBI. Sin embargo, el Gobierno pondrá en stand by esta política. “Nuestro objetivo es ir al escenario de un equilibrio fiscal, para lo cual antes hay que recuperar el crecimiento económico”, aseguró el ministro Matías Kulfas ante empresarios.

El “deterioro en la posición fiscal” comenzó en junio, según la consultora LCG, “a partir del impacto en la movilidad jubilatoria, el efecto aguinaldo y la inercia sobre subsidios que deja el congelamiento tarifario”. Para lo que resta del año, el IAE anticipó: “La expectativa de un nuevo capítulo de expansión fiscal dado el año electoral, a través de asistencia social y permanencia de subsidios, claramente no es favorable para la posición fiscal. Se presenta la necesidad de reactivar el consumo en una economía con alto nivel de desempleo”.

Desde el ITE de la Fundación Germán Abdala también esperan un “deterioro del resultado primario”, debido a la “impronta de las elecciones” y el incremento del gasto de capital. De todos modos, anticiparon que será menor a lo proyectado hace unos meses. “El avance de la vacunación despeja el regreso del ASPO. Lo esperable es un mantenimiento de la recuperación de la recaudación, que se complemente con menor necesidad de políticas expansivas”, explicó el informe.

Dejá tu comentario