Testigo perseguido por Carrió

Economía

Durante un tramo de su declaración, Roberto Mazal dijo haber padecido la situación de quedar involucrado él mismo en una causa judicial por haber ejercido sus funciones. Y las represalias que generó haber participado de un allanamiento. Los fiscales buscaron indagar en el tema pero se consideró que no formaba parte de la causa. Y es que como jefe de AFIP había sido procesado a raíz de haber participado de un procedimiento en “Chacras de la Cruz”, que pertenecía a la firma Urbaland. El dato llamativo es que en ese club de campo tenía residencia la entonces diputada Elisa Carrió. Cuando la alianza Cambiemos comenzó su gobierno, Mazal fue acusado de exceso en sus funciones y sometido, junto a los otros agentes que participaron de aquel operativo, a un proceso judicial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario