"Tomaremos las medidas necesarias"

Economía

Cristina de Kirchner buscó ayer calmar la inquietud creciente en industriales y gremialistas por la crisis internacional, al asegurar que el gobierno tomará «todas las medidas» y recurrirá «a todos los instrumentos que sean necesarios» para conservar «lo que tanto costó conseguir».

Desde la ciudad rionegrina de Villa Regina, adonde presentó el Plan Frutihortícola Nacional, aseguró que se va a «a profundizar este modelo, sin descuidarnos» y puntualizó que se «va a cuidar el trabajo de los argentinos y la inversión de los empresarios». Agregó, además, que «este modelo es el que nos permitió afrontar con las mejores condiciones esta crisis mundial y financiera». En esos momentos, en Buenos Aires, la Bolsa de comercio mostraba su pico de caída con una baja superior a 10% y un riesgo-país por encima de los 1.300 puntos. La jefa de Estado se pronunció así luego de que en Buenos Aires el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se reunió con el jefe de la CGT, Hugo Moyano, y el presidente de la Unión Industrial Argentina, Carlos Lascurain, para trazar las coordenadas de un acuerdo que atenúe las consecuencias de la crisis (ver nota en pág. 8). Cristina de Kirchner sostuvo que «otro orden económico es posible», y agregó: «Aquí lo estamos haciendo desde el año 2003, cuando muchos nos miraban con desconfianza». La Presidente juzgó entonces que « finalmente, la malaria les llegó a todos», pero aseguró que el gobierno va a «cuidar el trabajo de los argentinos y la inversión de sus empresarios».

«Hemos pasado crisis similares a las que hoy vive el mundo, y aquí estamos, argentinos, de pie», exclamó la mandataria, quien dijo estar «convencida» de que éste «es el tiempo de Argentina», en el que asumirá «un protagonismo diferente».

  • Certeza

    En el acto, en el que estuvo acompañada por los gobernadores Miguel Saiz (Río Negro), Jorge Sapag ( Neuquén), Celso Jaque ( Mendoza) y José Luis Gioja (San Juan), la Presidente dijo: «Tengan ustedes la certeza de que esta presidenta va a defender y representar los intereses de todos los argentinos todo el tiempo», tras enfatizar que «ya no es tiempo de perder ninguna oportunidad».

    La jefa de Estado, antes del discurso en Villa Regina se había comunicado por la mañana con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y con Carlos Tomada para monitorear lo que sucedía en Buenos Aires. Con el primero repasó la marcha de los mercados y del dólar, y le recomendó una serie de líneas argumentales para distribuir en los medios para intentar llevar cierta tranquilidad sobre los planes oficiales para enfrentar la crisis. Al segundo le dio instrucciones sobre cómo hablarles a Moyano y a Lascurain.
  • Dejá tu comentario