Estiman que recién en 2021 la Provincia recuperará el nivel de transferencias que tenía en los '90

Economía

Las estimaciones del IARAF para el acumulado de este año reflejan que la Provincia recibirá el 22,7% de las transferencias mientras que, en 2021, la cifra aumentaría hasta el 24%, el nivel promedio que percibió durante los últimos diez años del siglo pasado.

Tras el Decreto 735/2020, que establece una redistribución de recursos desde la Ciudad de Buenos Aires (CABA) hacia la Provincia de Buenos Aires (PBA), un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) proyectó que en 2021 el distrito gobernado por Axel Kicillof recuperará el nivel de participación sobre el total de transferencias automáticas a provincias que tuvo, en promedio, durante la década del 90.

Entre 2020 y 2021, el peso de PBA sobre la distribución secundaria de los recursos nacionales tendrá un incremento de 1,7 puntos porcentuales. Las estimaciones del IARAF para el acumulado de este año, teniendo en cuenta que la reciente medida ya está en curso y no es retroactiva, reflejan que la Provincia recibirá el 22,7% de las transferencias mientras que, en 2021, la cifra aumentaría hasta el 24%, el nivel promedio que percibió durante los últimos diez años del siglo pasado.

Grafico transferencias PBA CABA IARAF.JPG
Fuente: IARAF

Fuente: IARAF

En contraposición, por ser la coparticipación un juego de suma cero, la participación de CABA bajará desde el 5,2% hasta el 4,7% en 2020 y, el año que viene se reduciría aún más, hasta el 3,5%. Este porcentaje es menor al de 2016, luego de que se decidiera modificar el coeficiente legal que le correspondía a la Ciudad por el traspaso de la policía, pero superior al de los años previos.

Según el repaso histórico de los últimos años realizado por el IARAF, la Provincia se vio beneficiada entre 1992 y 1996 por la implementación del Fondo del Conurbano Bonaerense. A partir de allí, con el tope de $650 millones establecido para dicho fondo, la participación se estabilizó apenas por debajo del 24% hasta 2002.

La falta de actualización de este tope llevó a que la participación toque un mínimo histórico en 2016 (18%), para luego subir levemente fruto del consenso fiscal de 2017.

Por su parte, la Ciudad se vio sumamente beneficiada en 2016 cuando vio subir más de 3 puntos su porcentaje secundario (de 1,9% a 5%) por el mencionado traspaso del gasto en seguridad.

Cabe aclarar que al reparto de los fondos entre las provincias se lo denomina distribución secundaria mientras que la distribución primaria refleja el reparto de fondos públicos entre el nivel nacional y las provincias.

La Ciudad de Buenos Aires obtiene su porcentaje de coparticipación de la participación legal del Tesoro Nacional, de manera que todo lo que ocurra legalmente con su coeficiente afecta la distribución primaria y no la secundaria. Sin embargo, el IARAF la integró a las provincias para el análisis del reparto secundario efectivo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario