Tras el canje anticipado siguió el desarme de bonos CER (cayeron ayer hasta el 4,1%)

Economía

Los bonos argentinos continúan sin encontrar piso y operaron otra jornada en rojo. Aun después del canje anticipado que realizó Economía el miércoles, que le permitió aliviar los abultados vencimientos de deuda en pesos de fin de mes, las tensiones no se relajaron. Durante la jornada del jueves los títulos que ajustan por CER (inflación) retrocedieron hasta 4,1% y extendieron su mala performance, que se inició con la corrida ocurrida hace dos semanas.

A pesar de que la curva CER parecía haberse encarrilado luego de las grandes compras de activos realizadas por el Banco Central, los inversores continuaron desarmando posiciones de los títulos en pesos indexados, y el BCRA volvió a intervenir en el segmento para sostener los precios. Analistas consultados por Ámbito señalaron que esto genera aún más desconfianza entre los inversores.

Al cierre de la jornada del jueves, los bonos indexados registraron fuertes caídas. El TX26 retrocedió 4,1%; el TX24, 3,82%; el T2X4, 2,86%; y el T2X3, 0,51%. “La deuda con ajuste CER operó con la misma tónica que ayer, quedando positivas las Leceres cortas y ofrecido el resto de la curva. Así es que el tramo medio cayó 1%, mientras el tramo largo sigue sin encontrar demanda y perdió un 3,5% en promedio”, señaló un reporte del Grupo SBS.

Estos retrocesos sucedieron a pesar de que el Gobierno en el canje anticipado logró despejar $362.500 millones (el 64%) de los abultados vencimientos de deuda en pesos pautados para fin de mes. Así, redujo los compromisos de la próxima semana a $243.425 millones; originalmente ascendían $605.000 millones. El mercado tenía expectativas sobre este resultado, tras el derrumbe de los bonos CER a principio de mes, cuando cayeron 15% en dos jornadas. Sin embargo, a pesar del resultado, y de que la curva CER parecía estabilizada a fuerza de intervenciones oficiales, no logró recuperar la confianza de inversores, quienes volvieron a abandonar posiciones en estos títulos en las últimas jornadas.

Andrés Reschini, analista en F2 Soluciones Financieras, señaló: “El problema del déficit fiscal y de la confianza, a fin de cuentas, no se ha solucionado ni hay señales de que vaya a suceder. Entonces el mercado vende la deuda del Tesoro. Mi lectura de lo que sucedió es que instituciones públicas, en buena parte BCRA, compraron esta deuda para suavizar la caída y luego entraron en el canje y los vencimientos que lograron descomprimir, en realidad eran los que ya estaban en manos del sector público. Además, casi todos los instrumentos ofrecidos fueron con maturity 2022, esto dejó al descubierto que el Tesoro cada vez consigue plazos más cortos, poniendo de manifiesto la creciente desconfianza. De hecho, en la segunda vuelta, cuyo resultado se conoció hoy solo lograron canjear algo más de $4.500 millones”.

En este sentido, Reschini sostuvo que “salvo colocaciones forzosas, si seguimos con un déficit infinanciable, sin acumular reservas y sin generar confianza, difícilmente puedan recuperar el poco pero valioso crédito que les había dado el mercado en moneda local”. Y agregó: “Además, los commodities empezaron a caer y eso significa menor ingreso aún de divisas. Por este camino, es poco probable que vuelva el interés por la deuda del Tesoro”.

Por su parte, Matías de Luca, economista en LCG, consideró que ya había incertidumbre respecto a la sostenibilidad de la deuda CER y su rolleo. “Esos fundamentos prevalecen”, planteó.

“Sobre eso se monta una proyección de mayor déficit fiscal al pautado con el FMI. Por otro lado, el canje de deuda efectivamente descomprimió el calendario de pagos de junio, pero también dejó en evidencia que el Gobierno tenía cierta preocupación respecto a la factibilidad de captar todo el financiamiento que requería para hacer frente al pago de más de $600.000 millones (casi u$s5.000 millones). Con el canje consiguió un balón de oxígeno, despejando la mitad de que le vencía en junio; de todos modos, el desafío se posterga para adelante, ya que la letra más larga colocada en canje fue a enero 2023”.

Con todo, los activos en pesos no fueron los únicos castigados. Entre los títulos en dólares, el GD29 cayó 3,55%; el AL29, 1,47%; el AL30, 1,17%; y el GD35, 0,98%. En ese marco, el riesgo país, medido por el banco JP Morgan, aumentó 1,8% en la jornada y cerró la rueda del jueves en los 2.285 puntos. Se sostuvo en niveles máximos desde el canje de la deuda de mediados de 2020.

Dejá tu comentario