Trenes: quitan concesión (tarde) a Metropolitano

Economía

El gobierno decidió ayer la rescisión del contrato de las líneas de ferrocarril Roca y Belgrano Sur, que estaban en manos del grupo Metropolitano. Ambas pasaron, por lo tanto, a ser controladas por el Estado, pero sólo en teoría: la operación del servicio fue derivada a tres empresas que manejan los restantes ramales suburbanos, tal como ocurre desde enero de 2005 con la línea San Martín.

Previo al anuncio oficial, el presidente Néstor Kirchner se reunió con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. En Casa Rosada terminaron de repasar el decreto que le quitaba la concesión a la compañía de Sergio Taselli, ante los « incumplimientos graves y reiterados» en la prestación del servicio, según consta en el decreto de rescisión.

Una semana atrás, el retraso en la salida de formaciones de la línea Roca en horario pico generó una verdadera batalla campal en la estación Constitución, con graves destrozos y más de 20 personas detenidas.

El servicio será ahora operado por la Unión de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE), con el objetivo de «garantizar la continuidad del servicio público. Se trata de una unión transitoria de empresas que ya está manejando el San Martín. Las compañías involucradas en la prestación son TBA (del grupo Cirigliano, que también maneja el Grupo Plaza de colectivos), Metrovías (a cargo de Roggio, también dueño de los subtes) y Ferrobaires, que explota la concesión de los restantes ramales suburbanos.

Son las mismas empresas, por ende, que continúan recibiendo millonarios subsidios del Estado por mantener el manejo de los trenes. Y cobran, además, por la administración de otras líneas. Estos licenciatarios mantienen una estrecha relación con el gobierno, en particular los hermanos Mario y Claudio Cirigliano. Los controlantes de TBA recibieron el año pasado $ 60 millones en subsidios y se los llegó a mencionar como interesados por una participación en Aerolíneas Argentinas.

Nada asegura, por otra parte, que la operación en manos del nuevo grupo mejore la prestación del servicio. Pesan, de hecho, varias denuncias sobre la UGOFE por la prestación deficiente del servicio que presta en el San Martín.

Esto significa que, aun cuando las líneas Roca y Belgrano Sur hayan pasado a manos del Estado, el servicio lo seguirán manejando privados, a cambio de un pago por servicio que nunca fue oficializado. Eso sí, el Estado se hace cargo de todo lo que tiene que ver con el mantenimiento del servicio, la extensiónde ramales y las mejoras que puedan requerir las líneas. En realidad, ya lo hace a través de subsidios que distribuye entre los distintos concesionarios.

  • Causales

    En el decreto que se publicaráhoy en el Boletín Oficial se esgrime una serie de causales para la rescisión, que pasan por el servicio deficiente y las multas acumuladas. Las penalidades sumadas superaron los $ 30 millones y, de esta manera, existe una causal justificada que permite rescindir el contrato. Al menos así lo justifican en el gobierno, donde aseguran que no existen riesgos de demandas por parte del ahora ex concesionario.

    Existían causas de rescisión que estaban presentes hace mucho tiempo. No queda claro, entonces, por qué el gobierno demoró tanto la decisión. Esta demora significó continuar con el esquema de millonarios subsidios a favor de Taselli: sólo en el primer trimestre de 2007 sumaron $ 23 millones a favor del Roca. Y en diciembre de 2006 se le dieron $ 101 millones para «garantizarla prestación del servicio». La ex línea Roca transporta la mayor cantidad de gente desde el conurbano hasta la Capital y viceversa: en total son 10,5 millones de pasajeros por mes; luego le sigue el Sarmiento (de TBA), con 10 millones, y bastante más atrás se ubican el San Martín, con 4 millones de personas transportadas, y el Belgrano Sur, con un millón.

    Voceros de la Secretaría de Transporte, a cargo de Ricardo Jaime, aseguraban ayer que la línea San Martín mejoró notablemente desde la rescisión del contrato.
  • Dejá tu comentario