Tuvimos una suba demasiado efímera

Economía

Todo parecía preparado para que al mercado no le cupiera otra cosa que subir. La cosa había arrancado el miércoles con los inesperadamente buenos balances de Apple (+6,3%) y AMD (+ 3,2%). Esto se repitió en las primeras horas de la mañana, cuando siete de los otro ocho integrantes del S&P 500 que dieron a conocer sus números del segundo trimestre batieron también las proyecciones oficiales. Por si esto sólo no alcanzara, el temido número de la inflación minorista de junio mostró que la suba de los precios excluyendo energía y alimentos era inferior a las previsiones de los más optimistas, a lo que se sumó un incremento de las ventas minoristas mayor al esperado y como remate de este "paquete alcista", el precio de petróleo que experimentaba la mayor merma en dos semanas (cerró en u$s 57,8 por barril, una baja de 3,7%). No debe sorprender entonces que el Promedio Industrial arrancara ganando 100 puntos (perdón, pero es más dramático decir 100 puntos que 0,95%) en los primeros cinco minutos de operaciones, en tanto el S&P 500 lo hizo marcando un máximo para los últimos cuatro años de operatoria y el NASDAQ estableciendo un máximo para lo que va de 2005. Lo que sí sorprende es lo poco que duró este impulso alcista, ya que si bien no podemos decir que a partir de entonces el mercado bajara de manera pronunciada, los gráficos muestran un comportamiento prácticamente estable durante las siguientes seis horas (atención que en el NYSE quedaron 8 bajas por cada 7 subas), cuando el Dow quedó en 10.628,89 puntos subiendo 0,68%.

Dejá tu comentario