Un golpe al campo: suben los insumos hasta 84%

Economía

Se complica la situación para el sector agropecuario: los costos de producción se incrementan cada vez más mientras que los precios de los commodities agrícolas en el mercado internacional continúan bajando y no logran recuperar los valores que registraron a mediados de año, cuando la soja llegó a valor u$s 609 la tonelada.

Además, los productores aseguran que en plena época de siembra es muy complicado conseguir gasoil al precio subsidiado por el gobierno y en grandes cantidades. Hoy, se llega a pagar en algunas zonas hasta $ 2,30 el litro (mientras que debería ser de $ 1,90) y, con respecto al mismo mes del año pasado el producto aumentó 56,8%.

Según la publicación «Márgenes Agropecuarios» los costos de producción son cada vez más altos y en algunos casos hasta generan pérdidas. La urea granulada -uno de los principales fertilizantes- cotiza 84,2% más que en 2007, a u$s 730 por tonelada, mientras que el glifosato aumentó 70,21% y el costo de flete hasta 30% más.

«La pregunta que todos deberíamos hacernos es ¿por qué si el petróleo baja no disminuyen todos los fertilizantes y los herbicidas que son sus derivados y por qué el gasoil está subsidiado por el gobierno y estos tipos de productos no lo están?», afirmó a este diario un productor agropecuario de la provincia de Entre Ríos que prefirió el anonimato y agregó que «hoy, con los precios de la soja a $ 700 ya ni la oleaginosa es rentable con todo lo que se necesita para producirla».

Mientras tanto, analistas del mercado aseguran que el gobierno al no subsidiar ni los herbicidas ni los fertilizantes beneficia a las empresas multinacionales que imponen sus precios, ya que todos estos productos son importados.

Según «Márgenes Agropecuarios», producir maíz con rindes de 70 quintales por hectárea genera pérdidas de hasta 49%, lograr rindes de 30 quintales por hectárea de soja provoca mermas de 51% y, por último, en trigo los rindes de 30 quintales por hectárea producen pérdidas de hasta 78%.

Estos números coinciden con las estimaciones de la Bolsa de Cereales que asegura que la producción de trigo 2008/09 sería de apenas 10,9 millones de toneladas, 28% menos que la del ciclo previo, debido a la menor área sembrada y a una caída en los rendimientos por una severa sequía.

Según los especialistas, la caída en la producción afecta los niveles de exportaciones del país, uno de los cinco mayores proveedores mundiales de trigo.

  • Recorte

    Por su parte, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó a 12 millones de toneladas la proyección para la producción argentina del cereal 2008/09, por debajo de los 12,5 millones previstos en setiembre. «Cuando falte trigo en la Argentina para el consumo interno van a empezar a incrementarse las operaciones en el mercado negro y eso va a hacer que suban los precios y el gobierno no pueda tener control sobre los valores de los productos que conforman la mesa de los argentinos, como el pan y los fideos», aseguró el productor entrerriano consultado por este diario.

    La situación también es complicada para la ganadería. Las lluvias no son suficientes y los productores tienen que comprar alimento balanceado y rollos de pasturas para evitar la muerte de los animales.

    Desde el sector agropecuario aseguran que los $ 230 millones que anunció el jueves pasado el gobierno no alcanzan para solventar las pérdidas.

    «Cuando llueve no llueve pasto, llueve agua y hay que esperar unos treinta días para que el pasto crezca y agregarle fertilizante. La sequía hace que no tengamos pasto para los animales y se nos terminen muriendo», finalizó el productor.
  • Dejá tu comentario