Vicentin: el Nación y la banca holandesa piensan que la firma desvió fondos

Economía

Los medios de los Países Bajos dejan entrever que el default de la agroexportadora incurrirá en menor crédito para la prefinanciación de exportaciones de la Argentina. El FMO le prestó u$s150 millones en mayo de 2019 y apenas siete meses después la firma se presentó en cesación de pagos.

El informe elaborado por el Banco Nación respecto al proceso de vaciamiento y desviación de fonos de los dueños de Vicentin, antes y durante el default, dejó poco lugar a dudas. En este marco, uno de los directivos de la entidad, Claudio Lozano, detalló que la agroexportadora desvió unos u$s800 millones derivados de la venta del 16% del capital accionario de Renova, la totalidad del frigorífico Friar y de los ingresos por exportaciones que concretó a través de terceros y cuando ya se encontraba en concurso de acreedores. Mientras tanto los bancos holandeses, con el Rabobank, el ING y el FMO a la cabeza, coinciden en la acusación de desviación de fondos, en este caso antes del default. La banca internacional le sigue los pasos a unos u$s400 millones que habrían desaparecido de las arcas de la firma.

En este contexto la prensa holandesa sigue de cerca el default de Vicentin porque en total las entidades del país europeo tienen acreencias por cobrar superiores a los u$s245 millones. Esta semana recurrieron al ING para consultarle sobre la posibilidad de que esta situación derive en menor crédito para el sector agroexportador.

La respuesta del ING fue: “No se detendrá la financiación solo habrá que ir más sobre seguro”. En tanto remarcan que el ABN Amor, también perjudicado en la debacle de Vicentin se está retirando de la financiación de preexportaciones y una fuente de la Argentina detalla: “Esto afectará particularmente a las Pymes del sector. Todavía se siente más familiar visitar la sucursal de ABN Amro en Buenos Aires, por ejemplo, que otra entidad bancaria. Por supuesto, retirarse del mercado interno no significa que los clientes holandeses ya no sean asistidos en los países extranjeros. Son los clientes locales en el extranjero - los principales comerciantes de materias primas, de los que ABN Amro se está despidiendo. Un empresario holandés que quiera cubrir los riesgos monetarios, por ejemplo, seguirá siendo ayudado desde Amsterdam”.

Mientras tanto las entidades holandesas avanzan en acciones por vía judicial, en la Argentina el FMO es parte del comité de acreedores que también encabeza el Banco Nación y quienes solicitaron una auditoría forense. En el plano internacional la misma entidad financiera es parte del comité de bancos internacionales que en Estados Unidos recibieron el visto bueno del juez para la apertura de un Discovery que arrojaría datos contundentes respecto a las cuentas globales del Grupo Vicentin, más allá de su default de u$s1.400 millones.

Lo cierto es que a partir de la caída de la agroexportadora argentina, quedará en la historia del FMO quizás el mayor golpe para sus finanzas. En mayo de 2019 esta entidad junto con el Crédit Agricole Corporate and Investment Bank (CACIB) le otorgaron a Vicentin un crédito de u$s150 millones, apenas siete meses la empresa se declaró en default y en febrero del año siguiente esta entidad junto con otros bancos comenzaron a realizar presentaciones en la justicia de Estados Unidos para conocer en profundidad donde fue a parar el los más de u$s500 millones que le habían otorgado en total en créditos para la prefinanciación de exportaciones.

Solo como ejemplo de lo que representaba Vicentin para el FMO, alcanza el comunicado que la entidad financiera emitió para anunciar el otorgamiento del último crédito: “En el contexto de la recesión económica de Argentina, el tamaño de esta transacción muestra la confianza de los inversores en la empresa. La economía del país enfrentó una recesión significativa el año pasado, caracterizada por altas tasas de interés, inflación cercana al 50 por ciento y el peso perdiendo casi el 50 por ciento de su valor frente al dólar. Además de estos desarrollos económicos, el sector agrícola se enfrentó a una sequía que paralizó la producción agrícola vital.

FMO y CACIB son socios estratégicos de Vicentin desde hace más de 20 años, brindando financiamiento y compartiendo conocimiento del sector global con la empresa. Vicentin es la trituradora de semillas oleaginosas más grande de Argentina. Con más de 1.300 empleados, la empresa también es un empleador importante y un contribuyente importante para las economías rurales y las comunidades relacionadas a través de sus vínculos con más de 2.000 agricultores locales e intermediarios de cereales, que proporcionan semillas oleaginosas a la empresa”.

Paradójicamente, esos 2.000 agricultores que nombra el FMO terminaron siendo también los perjudicados por el default, así como la banca holandesa y la argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario