Lo urgente: investigar qué pasó

Economía

Lo que hay es la sospecha fundamentada de que los directores de la empresa ¿no supieron? manejar los negocios de la firma en los últimos meses de 2019. El resto es caída libre. Falta el balance de 2019 para entenderlo más. Curiosamente no está. Cabe entonces la sospecha de vaciamiento.

La politización por el anuncio de expropiación de Vicentin no hizo más que volver la discusión opaca. La grieta devoró todo sin más. Quizás porque ese es el destino que porfiaron aquellos que no buscan discutir lo que sucedió realmente con la firma. Para su desgracia, los datos están ahí. Y es urgente cambiar la conducción de Vicentin hasta tanto se aclare todo. Intervenir.

De fondo, lo que hay es la sospecha fundamentada de que los directores de la empresa ¿no supieron? manejar los negocios de la firma en los últimos meses de 2019. El resto es caída libre. Al punto que inició un derrumbe inédito para una empresa de esa talla, que se dedica al comercio exterior de granos. Falta el balance de 2019 para entenderlo más. Curiosamente no está. Cabe entonces la sospecha de vaciamiento. A eso apuntan aquellos que deben analizar el caso. Y no hablamos del Gobierno nacional, sino de la Inspección General de Justicia de la Provincia de Santa Fe, el órgano de aplicación que corresponde, según la ley de sociedades. No hay debate posible, porque aquí no existe nada que referencie a una expropiación.

Lo que está en juego es la posibilidad de los trabajadores de no perder su trabajo y de la empresa de sostener la actividad. También de, si cabe, devolver algo a proveedores y acreedores. La Justicia investiga. La presentación de María Stratta pega en el blanco: arroja luz en la estructura corporativa, los porcentajes de participación que la sociedad denuncia entre sus activos, las sociedades constituidas en el extranjero como Vicentin Paraguay, Vicentin Europa, Vicentin Brasil. Hay que seguir esa pista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario