Ya se reelige Kirchner: hasta 2011 garantiza un dólar alto

Economía

Néstor Kirchner se dio por reelecto ayer y habló de lo que va a ser la economía hasta 2011. Dejó fuera de toda duda que habrá un dólar alto durante cuatro años más, lo que, en definitiva, implica una alta inflación por ese período. Todo remite a casi 20 años atrás, cuando en enero de 1989 el entonces diputado Guido Di Tella anticipaba para el gobierno peronista próximo a asumir un dólar «recontra-alto». En realidad, la promesa no es más que fijar el tipo de cambio como en toda la década de los 90 hoy denostada. El Nobel Robert Mundell y economistas locales, como Ricardo Arriazu y Miguel Angel Broda, defendieron el dólar fijo, y el Presidente, de embestirlos, pasa a copiarlos. Pero ¿resistirá hasta 2011 este autodenominado «modelo productivo»? Hoy, con tarifas congeladas y subsidios a quien los pida, los precios están aumentando a más de 15% anual. No sería extraño que comience a incrementarse la presión en el mediano plazo de algunos sectores afines al gobierno para subir más el dólar, hoy en 3,10 pesos. Más, con aumentos salariales de 25% como mínimo. Inflación y dólar se retroalimentarán y este $ 3,10 será muy barato en algún momento. Lo que está muy claro es que 2011 queda muy lejos como para aventurar pronósticos.

Los máximos representantes de las automotrices escucharon ayer del presidente Néstor Kirchner las palabras que querían oír: «Para los tiempos que se vienen, para 2007 y para 2011, hay que garantizar un dólar competitivo y, además, una política de promoción y competitividad de nuestra industria, del campo y el desarrollo agroindustrial para aumentar las exportaciones».

Para un sector que exporta más de 80% de su producción, las palabras del primer mandatario sobre un «dólar alto» no pasaron inadvertidas, en un momento en que el aumento de los costos internos le está cercenando buena parte de la ventaja comparativa ganada luego la devaluación.

De esta manera, en la apertura oficial del IV Salón del Automóvil, los empresarios recibieron una «señal». Así lo entendió el CEO de una terminal que compartió junto con Kirchner la recorrida por los stands donde las compañías muestran sus últimas novedades. «El discurso de Kirchner trae un poco de alivio, porque se ve que el gobierno está al tanto de la situación.

Estamos haciendo grandes inversiones para aumentar la producción, pero es cierto que cada vez se hace más difícil mantener la competitividad», señaló el ejecutivo.

Las empresas agrupadas en la asociación de fabricantes (ADEFA) le presentaron hace dos semanas un plan de inversiones por u$s 3.500 millones para los próximos tres años que permitirían, como adelantó este diario, aumentar de 500.000 a 750.000 unidades la producción. Para lograr este objetivo, la entidad elaboró una serie de medidas, entre las que se destaca atenuar la carga impositiva sobre las exportaciones.

Si bien en el encuentro con el Presidente no hablaron de estos reclamos, ADEFA está analizando estas medidas -que figuran en un trabajo de más de 50 carillas-con la ministra de Economía, Felisa Miceli, y el secretario de Industria, Miguel Peirano.

A las exportaciones del sector automotor se les aplica retenciones de 5% que se compensan con un sistema de reintegro. Lo que se está trabajando entre las empresas y los funcionarios del área es aumentar el nivel de reintegro para compensar la pérdida de competitividad del tipo de cambio por el aumento de los costos.

  • Vigencia

    Claro que esta medida no regirá para todas las exportaciones, sino para las que se realicen a destinos no tradicionales con el fin de alentar estos nuevos proyectos.

    En ese marco, de una industria automotriz con perfil claramente exportador (al que el Presidente definió ayer como la «columna vertebral del crecimiento»), están a la espera de definición la producción de nuevos modelos por parte de General Motors, Volkswagen, Ford y Toyota.

    Del acto en la rural participaron -además de Miceli y Peirano-el vicepresidente Daniel Scioli, el jefe de Gobierno, Alberto Fernández, los ministros Carlos Tomada y Ginés González García, mientras que el sector automotor estuvo representado por Fernando Fraguío, titular de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), y Pierre Ghesse, de AMC Promociones.
  • Dejá tu comentario