Alistan a 50 marinos para ir a proteger la fragata

Edición Impresa

El gobierno mañana inicia arbitraje en la corte internacional de derecho del Mar de Hamburgo

El Gobierno ordenó al jefe de la Armada, vicealmirante Daniel Martin, reforzar la tripulación de emergencia que está a bordo de la fragata Libertad al mando del capitán de navío Pablo Salonio. El contingente estará integrado por más de 50 hombres que se sumarán a los 44 que se quedaron en el puerto de Tema, Ghana, tras la orden de detención al buque escuela que libró el 2 de octubre pasado el juez ghanés Richard Frimpong.

El refuerzo permitirá cubrir todos los puestos y el servicio de guardia adecuado para la navegación del cruce del Atlántico, si, como calcula el Gobierno, Ghana accede a liberar la fragata. Los preparativos comenzaron sin una fecha cierta de la partida hacia el país africano.

El plan tendría dos momentos de ejecución: uno inmediato, con el propósito de contar con más personal para cumplir con el servicio de guardias náuticas y así aliviar la tensión de los 44 que enfrentaron la semana pasada la decisión de la autoridad portuaria de Ghana de mover el buque a otro amarradero.

La segunda opción es para mediados de diciembre, en caso de que se prolongue la aprehensión del velero escuela en el puerto ghanés.

El titular de Defensa, Arturo Puricelli, dijo ayer en una exposición conjunta con el canciller Héctor Timerman que la fragata fue «objeto de agresiones por parte de las autoridades portuarias ghanesas», que cortaron el suministro de agua y electricidad «en evidente violación a los derechos humanos esenciales» y se «realizaron aprestos de abordaje al buque en flagrante agresión de nuestra soberanía».

Puricelli relató que en la madrugada del 7 de noviembre se reunió en el edificio Libertad con el jefe naval Martin para instruir al comandante de la nave sobre los pasos a seguir.

En ese marco, se ordenó al «personal de la nave que hiciera exhibición del armamento reglamentario cuando se estuvo a punto de abordar la fragata», afirmó el ministro.

Plan habitual

En la Armada, los comandantes cuentan con un plan habitual para evitar la intrusión que se denomina Rol para Prevenir Abordajes; cada hombre de la tripulación conoce qué función cubrir, qué armamento debe portar y cuándo usarlo. Se sigue una lista de acciones llamada Reglas de Empeñamiento, comunes para todas las unidades de guerra, y se las ejecuta con un uso escalonado de la fuerza, según cómo se presenten los hechos. El responsable de dar las órdenes es el comandante a cargo, el capitán Salonio.

En este caso, Puricelli intervino de manera directa y ordenó sólo la disuasión mediante la exhibición de fusiles, a un tris de la escalada violenta.

El ministro mantuvo conversaciones telefónicas e intercambio de correos electrónicos con su par de Ghana, Joseph Henry Smith, a quien se le solicitó su «intermediación» para que «cesen de inmediato las acciones de fuerza que estaban siendo llevadas a cabo en clara violación al derecho internacional», agregó Puricelli.

«Esas acciones, así como las realizadas por la Cancillería y la embajada argentina en Ghana, determinaron el cese de las vías de hecho y la recuperación de la calma, circunstancia que se mantiene a la fecha sin haberse restablecido aún los servicios de electricidad y de agua», afirmó.

Dejá tu comentario