Almuerzo PRO para bajar las tensiones

Edición Impresa

Una comida al mediodía en el barrio porteño de Puerto Madero, entre los principales referentes del PRO, llevó a la mesa el disgusto por la votación dividida, la semana pasada en Diputados, removió las quejas contra los socios radicales y recicló el enojo por el comunicado contra Javier Milei.

Estuvo Mauricio Macri, quien agrega tensión, no sólo por su propia molestia ante los radicales (apuntan inclusive a Gerardo Morales por animar la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial, además del rechazo a Javier Milei), sino por su indefinición.

Es que el expresidente no termina de ser contundente con su eventual postulación para el próximo turno.

Cristian Ritondo, vocero del encuentro, explicó que la reunión fue para hablar de la votación dividida y de los problemas del país, en general. Volvieron en la conversación los ida y vuelta con respecto a Milei, con Patricia Bullrich en la mesa. También estuvieron Horacio Rodríguez Larreta y entre otros Federico Pinedo y María Eugenia Vidal, Diego Santilli y Jorge Macri, todos aspirantes a una candidatura mayor.

Se habló además de mantener el compromiso de no ventilar cruces duros. Sin embargo las internas no terminan de definirse. Vidal titubea con las presidenciales, mientras que Larreta espera definición de Mauricio Macri. Jorge Macri parece aventurarse a ser el sucesor de Larreta, mientras los radicales, motivo de la queja de ayer, amagan con candidatos propios en todas las categorías.

Se espera un nuevo encuentro para dentro de diez días de esa mesa del PRO en la cual reapareció Fernando De Andreis, el exsecretario de la Presidencia en el gobierno nacional de Macri

Dejá tu comentario