Amnistía: errante camino tendrá costos para Mujica

Edición Impresa

La incertidumbre reinaba ayer en la Cámara de Diputados de Uruguay en torno a la votación sobre el proyecto interpretativo que anula la Ley de Caducidad, un debate que hasta la víspera había sido corrosivo para los miembros del Frente Amplio (FA) y que previsiblemente complicará el desempeño de los próximos tres años del Gobierno de José Mujica.

El diputado oficialista Víctor Semproni -quien hasta última hora de ayer había defendido su voto negativo a pesar del mandato del plenario del FA- llegó sobre la hora al Parlamento, custodiado por un guardia que lo acompañó en todos sus movimientos. Se trató del gesto más simbólico de la jornada, dado que estaba claro que una posible agresión llegaría desde sus correligionarios y no desde la oposición. Sin el respaldo de Semproni, el balance de fuerzas quedaba 49 a 49, por lo que el proyecto naufragaría.

«El resultado de la votación pasa a un segundo plano. Sin dudas, esta jornada abrirá nuevas grietas en el bloque oficialista, despertará resentimientos y rencores, aunque dudo que se produzca una partición» del oficialismo, afirmó el politólogo Oscar Nasello a Ámbito Financiero.

«Lo que sí está claro es que las agrupaciones de izquierda -como el Movimiento de Participación Popular (extupamaros) o el Partido Comunista (PC)- seguramente no serán tan flexibles al momento de aprobar los proyectos económicos que defiende el ala más conservadora de la coalición», afirmó en referencia a la futura discusión de la ley de asociación público-privada en el Senado, que ya consiguió el aval en Diputados.

El FA mantiene una política de consensos entre las fracciones que hasta el momento había otorgado resultados. En 2006, el entonces presidente Tabaré Vázquez archivó la posibilidad de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos para contener a la oposición entre sus propias filas.

«Es un partido relativamente nuevo, que transita recién por su segunda presidencia. Con Tabaré, parecía que todo estaba en orden entre las distintas agrupaciones del FA, pero fue una especie de etapa de prueba», afirmó Nasello.

«Quien recibirá el mayor coletazo será el presidente José Mujica. Porque, aunque no supo mantener una posición firme sobre lo que sostenía, su imagen sufrirá un desgaste ante su propio Gobierno y ante el electorado», destacó el analista.

Según el último sondeo de la consultora Interconsult difundido a principios de semana, la popularidad del extupamaro cayó hasta el 41%, muy lejos del 75% con el que asumió en marzo de 2010. «A poco más de un año, la situación en la interna del FA se complicó muchísimo a raíz de la famosa anulación de la Ley de Caducidad», afirmó el director de la firma, Juan Carlos Doyenart.

Luego de haber insistido durante semanas a los legisladores para que sufragaran en contra del proyecto, debido a que vulneraría lo decidido en dos plebiscitos -la posibilidad de derogar la normativa fue rechazada en ambos referendos en 1989 y 2009-, Mujica hizo ayer a la mañana un llamado desesperado a Semproni para intentar convencerlo de que acate la medida. Lo curioso es que el diputado había adoptado su postura tras una conversación privada con el propio mandatario, sostenida pocos días atrás.

Pero ni siquiera una reunión previa con otros frenteamplistas habría logrado torcer el brazo de Semproni. De acuerdo con medios uruguayos, el diputado ya tenía lista ayer la carta que hoy enviará al presidente del FA, Jorge Brovetto, para solicitar que lo sometan al Tribunal de Ética partidario por haber «incumplido el mandato imperativo de mi fuerza política».

«Semproni: Si tus hijos hubieran desaparecido, ¿qué votarías hoy?», se leía en una de las pancartas de uno de los centenares de personas que respondieron a la convocatoria de la principal central obrera del país, el PIT-CNT.

En caso de no lograrse la anulación, el proyecto pasará a la Asamblea General, donde será necesario el apoyo de dos tercios del cuerpo, un número con el que no cuenta el FA, por lo que la medida fracasaría, una vez más.

Dejá tu comentario