13 de mayo 2015 - 00:00

Avatares de TV

Backstage: Daniel Scioli y su imitador, bailando con Karina Rabolini.
Backstage: Daniel Scioli y su imitador, bailando con Karina Rabolini.
Con 31.5 puntos de rating, debutó el lunes "Showmatch" en Canal 13, con el regreso de Marcelo Tinelli a la TV, en un programa que fue atípico en relación a lo que se verá durante el año. El lanzamiento fue un capítulo aparte, que opera como muestra de lo que ocurrirá durante el año: diferentes bailarines y ritmos, parodia a políticos y humor. Lo que se evitó en este estreno fue escándalo y peleas, por tratarse del programa de bienvenida. El rating conseguido superó en 1.4 puntos al debut del 2014 y el encendido en el prime time fue de 43.1 puntos: el más alto hasta el momento en esa franja.

•"Showmatch" abrió del mismo modo que viene haciéndolo hace años: el doblaje inicial, que satirizó a las "Mil y una noches" (Onur quería tener su primera noche de amor con Sherezade pero ella lo postergaba para ver a Tinelli; y el villano Ali Kemal, participante del "Bailando", explicó cómo le cuesta ensayar cumbia o aquadance), interrumpido por la Cadena Nacional, con Fátima Flores como Cristina de Kirchner, pero -claro- en términos más amables. Habló de la "década ganada" gracias al "Bailando".

Después del doblaje llegó la apertura musical, al ritmo de la electrónica y bailarines que funcionaron como antesala a la otra estrella de la noche: Lali Espósito, figura de Canal 13 y protagonista de "Esperanza mía", que junto a la novela turca sostuvieron el prime time de la emisora mientras esperaban la llegada de Tinelli. Espósito bailó y cantó en playback, pero lo asombroso fue el mapping de imágenes con el truco de una pollera multicolor vista en plano cenital, lo que fue posible gracias a la pantalla de led ubicada en el suelo. Idéntica a Jennifer Lopez en "American Idol". La combinación del baile en vivo con las imágenes proyectadas en pantallas no tuvo que envidiarle nada a Mayumana o Fuerzabruta.

•Por el musical pasaron 800 artistas en escena, provenientes de varios espectáculos de la calle Corrientes, con nombres como Florencia Otero, Germán Tripel y Natalia Cociuffo, entre otros, quienes entonaron un compilado de rock nacional coreografiado por Hernán Piquín, Cecilia Figaredo y Noelia Pompa. También hubo espacio para una danza acróbatica cercana al circo, con patinetas y estructuras para colgarse al estilo de la ginmasia en barras, y para confirmar el protagonismo que le otorga Canal 13 a la comedia insignia de este año, "Esperanza mía", Espósito se disfrazó de monja y cantó junto al resto de las "novicias" la cortina musical del programa. Impactante el momento en el que los diferentes bailarines hicieron solos a los que se aplicaban efectos visuales como si estuvieran rodeados de polvo, agua, fuego y diferentes elementos, relentizados con un truco similar y característico de los films de "Matrix". También hubo espacio para una muestra de "Stravaganza", de Flavio Mendoza, que Tinelli más tarde confesó que no había visto.

El musical cerró en la puerta de Ideas del Sur con coreografía multitudinaria guíada por Peter Alfonso y Paula Chávez (otros dos a quienes se brindó mucho destaque), para lo cual habían cortado Olleros, frente a la sede de Ideas del Sur, durante todo el día, y se emplazó una grúa ubicada a 15 metros de altura destinada a las acrobacias aéreas de los bailarines. Así llegó la habitual cortina de "Twist and Shout" de Los Beatles (para muchos jóvenes es conocida sólo com "la cortina de Tinelli"), y su saludo. Adrián Suar se apuró para conversar con el hombre de la noche y corrió hacia el centro del estudio a abrazarlo e interpretar la pantomima anual. Tinelli decía que el canal lo demoraba por la novela turca, Suar bromeaba con que había ido a la puerta de la AFA a preguntar si sabían cuándo debutaba, ya que había prometido volver en abril y se estiró hasta mayo.

•Antes de la parodia de "Forrest Gump", Suar le anunció que desde esta semana su programa sufriría modificaciones por el superclásico: "Es para cuidarte, Marce". Si bien "Showmatch" se debería emitir lunes, martes, jueves y viernes, esta semana se verá hoy, para evitarle competir mañana con el Boca-River. Cambios de programación a los que el público se habituó a disgusto.

El clip de "Forrest Gump" mostró a Tinelli como artífice de grandes momentos de la historia mundial: se sugirió que había sido él, de chico, quien le enseñó a Diego Maradona a meter goles con la mano y disimularlo. Esto se vio en el marco de la disputa legal entre Tinelli y Maradona, quien el viernes pasado inició acciones judiciales contra Ideas del Sur para que no se nombrara ni a él ni a su hijo Diego Fernando en el programa. Al final, Tinelli dijo que le molestaban mucho las cartas documento "porque me parece que son inconstitucionales, atentan contra la libertad de expresión. Es censura y no estoy de acuerdo".

•En "Forrest Gump" hubo episodios en los que se combinó magistralmente la figura de Tinelli con otros personajes: a destacar, su diálogo con Juan Domingo Perón, a quien le sugería que se postulara a presidente; con Barack Obama, quien felicitaba a Tinelli por haber inventado el flota flota durante la feria de ciencias; con John Lennon, con quien hablaba sobre "Twist and shout". Muy buena la caracterización de Tinelli en esos fragmentos para la verosimilitud de los encuentros.

A la medianoche llegó la hora de los candidatos, que esperaron que Tinelli realizara todo su show para ingresar al estudio, conversar brevemente con el conductor y exponerse a sus imitadores. Según el orden preacordado, primero lo hizo Daniel Scioli junto a Karina Rabolini y un rating que ya había bajado a los 32 puntos, luego Mauricio Macri junto a su mujer, con un rating que bajó a los 30, y cerca de la 1 de la madrugada entró Sergio Massa con esposa, con rating de 28 puntos. De todos modos esas marcas no se computan para el promedio general del programa ni de la jornada, que se mide de 12 a 12. En cuanto a cómo "dieron" en pantalla, Scioli pareció sacar alguna ventaja quizá gracias a que le tocó el peor imitador y lo aventajó en el mano a mano (recurrió inclusive a su propia discapacidad, desafiando al cómico a hacerse el nudo de la corbata con una sola mano). Macri tampoco tuvo un buen imitador pero no sacó partido de eso. En tales situaciones, y a diferencia de la naturalidad que despliega en los reportajes, se muestra algo tenso. Además, a sus votantes naturales no les gusta demasiado verlo bailar en "Showmatch". Pero el peor fue Massa: no sólo tuvo el mejor de los imitadores, sino que se mostró serio en todo momento, y eso no es lo más indicado en un programa como el de Tinelli.

Dejá tu comentario