CHÁVEZ: Macho caribeño y feminista

Edición Impresa

Durante sus 14 años en el poder, Hugo Chávez tuvo un discurso sostenido hacia la integración de la mujer en la política y el fin de la discriminación de géneros, una postura que logró traducir en medidas concretas y que, a la hora de contar votos, se materializó en un fiel bastión electoral.

En una cultura más bien machista, los cambios emprendidos por el bolivariano atrajeron a un sexo que había sido relegado por las anteriores administraciones.

En concreto, a pocos meses de su primera asunción, en enero de 1999, creó el Instituto Nacional de la Mujer y dio un paso más en la nueva Constitución, a la que sumó artículos específicos en pos de la igualdad de géneros, la suscripción a tratados y pactos internacionales relativos a derechos humanos en la materia, la inclusión de derechos sexuales y reproductivos, y la valoración del trabajo del hogar como actividad económica, efectiva a través de la reciente Ley de Protección de las Amas de Casa, entre otros.

Hacia 2008, quedó constituido el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género a través del decreto 6.663.

Gran parte de los recursos fueron destinados a atender a mujeres de sectores empobrecidos con la instalación de Banmujer, un órgano financiero que otorga micropréstamos y capacitación a una tasa de interés del cero por ciento para desarrollar negocios propios. A través de estas ayudas, miles de amas de casas pobres se convirtieron en pequeñas empresarias, abrieron negocios o recuperaron tierras en desuso. Esas ayudas penetraron hondo entre madres de familia rezagadas, lo que derivó en un vínculo emocional y material a largo plazo.

Feminista a ultranza, se calificaba Chávez a sí mismo. Nunca antes Gobierno alguno en Venezuela trató con tanto amor, con tanta dignidad y con tanto respeto a la mujer, como este Gobierno revolucionario y más allá del Gobierno, el proceso revolucionario, que ha venido transitando un complejo y difícil sendero, sostuvo Chávez en septiembre pasado, en la víspera de las últimas elecciones presidenciales.

Un Gobierno verdaderamente socialista deber ser feminista, porque la liberación de los pueblos pasa por la liberación de la mujer. Ratifico mi admiración por las mujeres venezolanas, por las mujeres que luchan, batallan e imprimen pasión y amor a todo lo que hacen; sobre todo por esa legión de mujeres que hoy batallan por la liberación definitiva de Venezuela, de nuestra madre patria, de la gran mujer que es Venezuela, sostuvo ante un nutrido grupo de militantes socialistas. Todo ello, a pesar de cada tanto rendirle tributo al machismo local, como cuando anunció desde el balcón del Palacio de Miraflores que se disponía a tener relaciones íntimas con María Isabel Rodríguez, su segunda esposa (1999- 2004): ¡Marisabel, esta noche te voy a dar lo tuyo!.

Como parte de su propósito el Gobierno se propuso una mayor participación de la mujer en los cargos públicos como viceministerios, direcciones y presidencias en organismos públicos y en todas las áreas. A la fecha, el Poder Judicial, la Comisión Nacional Electoral (CNE), el Consejo Moral Republicano (CMR, Ciudadano), la Fiscalía y la Contraloría General de la República son encabezadas por ellas. Recientemente una joven fue ascendida al grado de almirante de las Fuerzas Armadas, por primera vez en la historia del país.

Asimismo, de acuerdo con las cifras oficiales, de un total de 40 organismos con cartera incluida en la Ley de Presupuesto 2013, 19 están a cargo de féminas, contra las 21 que ocupan los hombres.

Cuando yo entregue la presidencia quisiera entregársela a una mujer. Perdónenme los caballeros
, había dicho Chávez en 2010, cuando todavía gozaba de buena salud. Si bien despertó una ovación, matizó sus declaraciones inmediatamente: Todavía no hablemos de eso.

@me_rz

Dejá tu comentario