PBI cayó 3,5% en el tercer trimestre (1,4% en el año)

Edición Impresa

Aunque esperada, la noticia no deja de preocupar. El INDEC informó ayer que el PBI interanual cayó 3,5% en el tercer trimestre del año y 0,75% contra el segundo período de 2018. Al acumular dos trimestres continuos en baja, oficialmente el país entró en recesión; la quinta en 10 años. El proceso amenaza con durar un año. Demasiado sufrimiento para un país que necesita despegar. P. 3

El dato del PBI del tercer trimestre confirmó la recesión, al retroceder un 3,5% interanual y acumular dos períodos de bajas consecutivas, informó ayer el INDEC. De esta manera, el indicador anotó en los primeros nueve meses del año una merma del 1,4%, cerrando en $695.664 millones, principalmente por el buen desempeño del primer trimestre (+3,9%), en el cual no se sintió el efecto de la sequía o de la crisis cambiaria, que tuvieron un fuerte impacto sobre los indicadores de inflación, producción y consumo, entre otros, golpeando la actividad. En relación con el segundo trimestre, bajó 0,7%.

Durante el período, la oferta global se redujo un 5,1% interanual, ante la caída del 3,5% del PBI y del 10,2% de las importaciones, que cayeron ante la fuerte suba del tipo de cambio registrada entre fines de abril y septiembre, descontando una ligera apreciación en julio. En tanto, la demanda global cayó en igual proporción, ante la merma del 11,2% en la formación bruta de capital fijo, del 4,5% en el consumo privado y del 5% en el público. Además, las exportaciones cayeron 5,9%.

En el tercer trimestre, el sector que anotó el mayor retroceso fue el de comercio mayorista y minorista, que se desplomó un 8,9% interanual, seguido por la industria (-6,6%) y agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-5,2%), que completaron el podio. En tanto, la construcción, uno de los sectores más dinamizadores, tuvo una baja del 0,8% y la explotación de minas y canteras, 0,1%.

Además, el sector de transporte, almacenamiento y comunicaciones cayó 3,8%, seguido por restaurantes y hoteles (-3,5%), actividades de servicios, comunitarias, sociales, personales (-1,7%), servicios de hogares privados que contratan servicio doméstico (-1,1%) y los sectores de administración pública, defensa y sistema de seguridad social obligatoria (-0,5%). En tanto, el valor agregado de la pesca creció 7,3% interanual, seguido por la intermediación financiera (+5,1%), electricidad, gas y agua (+1,4%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+1,1%) y enseñanza (+0,8%).

La consultora ACM estimó que “para lo que resta de 2018 esperamos que en promedio la actividad caiga un 2,5%”. “El arrastre estadístico que dejaría 2018 sería cercano al -2,8% y la actividad seguiría mostrando el año que viene un crecimiento negativo, aún con crecimientos desestacionalizados levemente positivos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario