Con matices, tres votos condenarán hoy a Redrado

Edición Impresa

• La Bicameral presentará informe a Cristina.
• Recomendará remoción.
• Carrió pide a Prat Gay diferenciarse de Cobos

Tres informes. Los tres en el mismo sentido pero con argumentos diferentes. Ése será el saldo final del «consejo» que emitirá hoy la comisión especial del Congreso que analiza la conducta de Martín Redrado al recomendar su remoción. Más allá del informe de Gustavo Marconato, redactado por la Casa Rosada y el Ministerio de Economía, los debates de la Bicameral terminaron dejando en problemas a Julio Cobos y Alfonso Prat Gay.

El vicepresidente desobedeció los pedidos del radicalismo para que presentara un extenso informe sobre la conducta de Redrado pero sin

terminar con una recomendación concreta a Cristina de Kirchner. Quizás por no quedar atado al sino radical de la indefinición, Cobos decidió no escuchar los pedidos de Gerardo Morales y Ernesto Sanz y definirse por la remoción. Otra brecha se abre así en la relación entre los tres: hoy la mesa del Comité Nacional de la UCR se reunirá para analizar la conducta del vicepresidente en este caso.

La posición para él no es fácil: apoyar la decisión que Cristina de Kirchner tomó la primera semana de enero lo mostrará en un gesto de debilidad, pero se ratificaría como un «destituyente» ante las acusaciones del Gobierno si hiciera lo contrario. El informe, de todas maneras, será uno de los más completos en lo político y lo técnico, habida cuenta que Cobos contó en este caso con el asesoramiento de Raúl Baglini, protagonista de la destitución de Pedro Pou.

Análisis

Pero las diferencias más importantes estaban anoche dentro de la Coalición Cívica. Prat Gay analizó durante la última semana el comportamiento de Redrado en el Central durante toda la gestión, alejándose de la conducta que tuvo frente al decreto 2010/09 que creó el Fondo del Bicentenario.

Lo juzgó, entonces, por no haber activado los controles en el BCRA en contra de la inflación, acusándolo en ese sentido de incumplir el artículo 3 de la carta orgánica de la entidad y no defender el valor de la moneda. Y también por no haber cuestionado las cifras de inflación que le aportaba Guillermo Moreno desde el INDEC.

Durante todo ese proceso, la Coalición Cívica y Elisa Carrió mantuvieron una posición más blanda frente a Redrado, pero al solo efecto de no convalidarle a Cristina de Kirchner la remoción.

Anoche, esa discusión continuaba. Una reunión del bloque de la Coalición intentó explicarle a Prat Gay la conveniencia de adoptar una redacción al informe que evitara precisamente la palabra remoción, aunque cuestionando el comportamiento pasado de Redrado. La posición no es fácil: la oposición no quiso aparecer castigando al desplazado funcionario cuando lo elogiaron por no cumplir con el DNU del Bicentenario para defender las reservas.

Acuerdo

El comunicado que emitió el bloque de la Coalición tras esa reunión era elocuente sobre los alcances de ese problema: «Los diputados de la Coalición Cívica también abordaron la crisis institucional del Banco Central de la República Argentina y el trabajo realizado por el diputado Alfonso Prat Gay. En este sentido se expresó el absoluto acuerdo con el fondo de la cuestión y se discutieron pequeñas diferencias respecto de las formas de la redacción del informe», decía un comunicado sobre el encuentro.

Ayer, los tres integrantes de la Bicameral tuvieron una charla previa antes de pasar a la elaboración final de sus informes. Fue el momento en que resolvieron comunicarle al juez Norberto Oyarbide que la decisión de esa comisión no será judiciable y menos la base de una investigación en ese juzgado, como había anunciado el magistrado.

Dejá tu comentario