7 de diciembre 2011 - 00:00

Continúa M. del Pont (pero pliego sigue pendiente en Senado)

Mercedes Marcó del Pont
Mercedes Marcó del Pont
Entre la designación de los miembros del Gabinete que acompañarán en el inicio del segundo mandato a Cristina de Kirchner no pasó desapercibida la confirmación de Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central. Se buscó así «despejar cualquier especulación» en relación con el futuro de la conducción del BCRA, según aclararon fuentes de la Casa Rosada.

Si le hubieran aprobado el pliego a la titular del Central, como manda la Carta Orgánica de la institución, esta aclaración no hubiera sido necesaria. Sucede que se trata de uno de los pocos puestos en los que los funcionarios tienen estabilidad, justamente para darle independencia del Poder Ejecutivo. Sin embargo, aunque asumió a fines de enero de 2010, hace casi dos años, Marcó del Pont continúa presidiendo «en comisión», es decir, a través de un decreto simple del Poder Ejecutivo.

Sin apuro

En la misma condición se encuentran otros directores del BCRA: su vice Miguel Pesce, Santiago Carnero (actual superintendente de Entidades Financieras) y Waldo Farías, además de la síndico adjunta, Paola López.

La Casa Rosada no parece tener ningún apuro en cumplir con este paso, al que considera un mero «trámite». Podría serlo, salvo por el hecho de que así lo exige la ley. El pliego ya tiene dictamen favorable de comisiones y está en condiciones de ser tratado por la Cámara alta. Ahora que el Gobierno recuperó la mayoría legislativa (tanto en Diputados como en el Senado) no hay excusas.

Festejo

En el BCRA tampoco tienen apuro y se festejaba ayer el respaldo de la presidente Cristina de Kirchner en un momento de turbulencia financiera y cambiaria. En el entorno de Marcó del Pont minimizan el tema del pliego y aseguran que no hay apuro para que se cumpla el trámite legal, que aseguraría su continuidad (y la de los otros directores) hasta septiembre de 2016. Pero al mismo tiempo esperan que llegue la orden para que el Senado dé finalmente su visto bueno.

La relación entre Marcó del Pont y Cristina es estrecha. Así quedó demostrado con las últimas medidas de control cambiario, que impulsó la titular del BCRA. Contó con el visto bueno de la Casa Rosada al momento de su implementación y en las semanas siguientes, cuando la salida de los depósitos en dólares provocó todo tipo de cuestionamientos. El Central detuvo la caída de reservas y ayer incluso compró u$s 90 millones, lo que también ayudó a descomprimir los ánimos de cara a fin de año.

La designación de Hernán Lorenzino al frente del Ministerio de Economía eliminaría, además, algunas tensiones entre el BCRA y el Palacio de Hacienda. La relación entre Amado Boudou y Marcó del Pont nunca fue demasiado aceitada. Sin embargo, el actual secretario de Finanzas ya actuaba como enlace entre ambos organismos, junto al subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino, y la relación se mantuvo cordial.

Marcó del Pont ya está trabajando con su equipo en el Programa Monetario 2012. Habrá allí una pista bastante clara sobre las señales que quiere dar el Gobierno. Así como se reclama que los salarios no aumenten más del 18%, de la misma forma no sería lógico que la expansión monetaria se mantenga en los actuales niveles, superiores al 35% (en algún momento del año superó el 40%). Más bien sería esperable un sendero de menor crecimiento de los agregados monetarios, que a su vez permita empezar a moderar la inflación. Ese enigma recién se develará a fin de año.

En lo que respecta a la política cambiaria, la idea es mantener «más de lo mismo». Para la titular del BCRA no se justifican las quejas por el creciente atraso cambiario. Según sus modelos, que compartió varias veces con Cristina de Kirchner, no hay comprobación de que el tipo de cambio se encuentre atrasado. Por lo tanto, la devaluación a lo largo de 2012 será muy controlada, aunque posiblemente se busque acelerar un poco el ritmo, pero difícilmente más allá del 10%.

Dejá tu comentario