Cupones bursátiles

Edición Impresa

... No podía faltar, una reaparición del más acomodaticio de los que lucran con la profesión de «gurú», amparado por la ignorancia de los que les hacen el juego y les otorgan presencia mediática: hasta que de ello se construya un nombre popular y con renta asegurada.

No es otro que el astuto -no se puede negar que lo es- Nouriel Roubini. Y en la ocasión, una vez que todo en Europa está en llamas, que lo de Grecia es foco de atención mundial, aparece haciendo declaraciones en un diario alemán, con revelaciones «exclusivas» de su bola de cristal. Una primera frase es definitoria, dijo el gran vidente: «Grecia es sólo la punta del iceberg...». Y se arriesgó mucho más, en su pronóstico primicia: «Sin un plan B, hay peligro de efecto dominó, a Portugal y España, y estallaría el euro...». Cuando declaran estas obviedades tarde, por todos conocidas, ¿no habrá alguno capaz de pedirle un poco de seriedad? Parece que no y el hombre sigue lo más campante, esperando que acaso un publicista de ases de cartón disperse luego que Roubini anticipó lo de Europa...

De todos modos, no tan grave el colorido personaje -que hace su negocio- comparado con la histeria que parece haber ganado a gobernantes europeos, ante los sucesos. Lo que se leyó durante el fin de semana demuestra que la comunidad europea sesga, cada vez más, a prácticas de artilugios artificales -que tan bien conocemos desde hace mucho en nuestras tierras- como el de reemplazar a «calificadoras» de orden internacional: como para crear una «agencia europea de rating» (seguramente, funcional a calificaciones que se deseen conseguir).

Ver de controlar a los «hedge funds», también a los bancos de inversión fundar un Fondo Monetario propio. Por supuesto, a instancias de Francia, «crear un mecanismo de intervención en los mercados financieros». Y España no se quedaba atrás, porque anunciaba que en su código penal: «Se castigarán los ataques especulativos inaceptables» (será bueno ver de qué modo podrán darle forma y letra, a semejante propósito, y cómo se calificará «un ataque especulativo»). Pero, los franceses desean también perseguir a las sombras buscando «investigar por todos los medios los rumores infundados». Mejor, ponerle un tapón de euros a esto: porque ya andan cerca de querer hacer «chavismo» en Europa. Peligrosos.

Dejá tu comentario