20 de octubre 2009 - 00:00

De Narváez pide bloquear una banca

Francisco de Narváez
Francisco de Narváez
Francisco de Narváez presentó ayer ante la Justicia un recurso para intentar impedir la reasunción como diputado nacional de Julio Rubén Ledesma, que fue expulsado del bloque opositor por acompañar con su voto, en la Cámara baja, el Presupuesto de 2010.

El líder de la bancada Celeste y Blanco presentó ante el Juzgado Federal con competencia electoral de La Plata, que se encuentra a cargo de la jueza Belén Vergara, «una acción legal contra el diputado electo por fraude electoral».

«Hay políticos que tienen precio, a los que despreciamos, y otros que como nosotros tienen valores y sabemos lo que representamos»
, afirmó el diputado nacional, tras la presentación del escrito ante los estrados judiciales.

De Narváez acusó a Ledesma de haber realizado «fraude al electorado al violar el artículo 140 del código nacional electoral», y confirmó que la aspiración de su espacio es que la Justicia le impida asumir su cargo.

«Venimos a pedir que no asuma el diputado Ledesma por fraude electoral al violar el artículo 140 del Código Electoral. El mismo ha manifestado que el 28 de junio tenía decidido no participar de Unión PRO y del bloque que lo va a representar», subrayó.

El líder opositor sostuvo que el procedimiento del dirigente oriundo de La Matanza les resulta «un engaño al electorado».

«Personalmente me puse al frente de la lista, recibimos el apoyo de 2 millones y medio de bonaerenses con un compromiso de sostener políticas que tenían que ver con un no a los superpoderes, un no a un presupuesto que somete a las provincias»
, enfatizó.

El empresario se presentó ante la Justicia electoral bonaerense acompañado por los apoderados de la fuerza política opositora y sostuvo que fue a La Plata «a cumplir la voluntad de la gente».

La fuerza política opositora realizó dos planteos: en uno, que acusaron a Ledesma de cometer «el delito de engaño al electorado previsto en el artículo 140 del Código Electoral Nacional».

En el otro, pidieron a la Cámara Nacional Electoral que se le impida asumir su banca «por haber incurrido en inconductas que vulneran el derecho de los ciudadanos que votaron una plataforma electoral, que según dichos del propio Ledesma, él desconoció o no compartía desde el mismo 28 de junio pasado».

En esa línea, reclamaron el corrimiento en la lista de candidatos a diputados para que asuma como legislador el ex rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, Omar Szulak, quien ocupaba el 14° lugar de la nómina de Unión PRO.

Luego del polémico respaldo de Ledesma y de su compañera de bancada Patricia Susana Gardella al proyecto de Presupuesto 2010 enviado por el Ejecutivo, De Narváez expulsó a los legisladores el jueves pasado por considerarlos «traidores del compromiso que asumieron con la ciudadanía».

«Nosotros no pertenecemos a Unión PRO desde el mismo 28 de junio y ya conformamos nuestro propio bloque, la Corriente Peronista Federal, así que nos están echando de un lugar del que nos fuimos hace meses»
, había ensayado como respuesta el denunciado Ledesma.

El caso Ledesma reavivó una antigua discusión sobre el alineamiento de los legisladores, cuyos cargos son nominales y no -por ley- de los partidos por los que son electos. Uno de los episodios más recordados es el de Eduardo Lorenzo Borocotó que llegó de la mano del PRO y se convirtió en aliado del oficialismo antes de asumir la banca.

Hay, sin embargo, otro hecho más estridente: Julio Cobos fue electo como vicepresidente de Cristina de Kirchner, votó en contra de proyectos oficiales y encabeza -o trata de encabezar- el armado opositor al Gobierno del que, técnicamente, es su segundo.

Dejá tu comentario