“Día de ira” contra Israel: cuatro muertos por ataques palestinos

Edición Impresa

Jerusalén - Israel sufrió ayer el día más mortífero desde que comenzó la ola de violencia hace tres semanas, la más grave desde el fin de la segunda Intifada en 2005. La ciudad de Jerusalén fue, de nuevo, blanco de varios ataques, con un atropello y apuñalamiento en el que murió una víctima y otro atentado, el más sangriento hasta ahora, perpetrado por dos palestinos con un arma de fuego y un cuchillo, en el que dos israelíes perdieron la vida y 16 resultaron heridos.

Este último tuvo lugar ayer por la mañana en el asentamiento judío de Armón Hanatziv, en Jerusalén Este, y limítrofe con la población palestina de Yabel Mukaber, de donde procedían los dos jóvenes de 22 y 24 años que asaltaron un colectivo, según se observa en las imágenes distribuidas por la Policía.

Los atacantes "subieron al colectivo con una pistola y un cuchillo y dentro del vehículo hirieron a cuatro personas de diversa consideración. Una patrulla policial trató de abordarlo y, aparentemente, los agresores se lo impidieron y continuaron atacando a personas inocentes desarmadas", indicó a los medios un miembro de la Policía del distrito, Yaser Aroni.

Según testigos, el conductor del colectivo cerró las puertas de pasajeros y abandonó el vehículo para dar la voz de alarma, lo que habría provocado el gran número de heridos en su interior. Un agente de la Policía de Fronteras disparó y mató a uno de los agresores y el otro fue aprehendido en el lugar, informó el portavoz policial Micky Rosenfeld.

A este suceso precedió otro, grabado por cámaras de video y ampliamente difundido por internet, en el que un palestino atropelló de forma intencional a varias personas que esperaban un autobús en el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim, antes de salir de su coche y apuñalar a viandantes. Mató a una persona e hirió a otras siete hasta que llegaron las fuerzas de seguridad y lo abatieron a tiros.

También ayer se registraron otros dos ataques en la ciudad israelí de Raanana, al norte de Tel Aviv. En uno, un palestino acuchilló al menos a seis personas, una de las cuales se encontraba grave, según los servicios de emergencia, antes de ser aprehendido por civiles y puesto a disposición policial.

En el otro incidente, el agresor palestino y su víctima israelí resultaron heridos.

Según medios israelíes, alrededor del 80% de los palestinos que perpetraron 22 apuñalamientos contra israelíes en los últimos 13 días proceden de Jerusalén Este, lo que llevó al alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, a pedir al Gobierno el cierre de los barrios árabes en la parte ocupada de la ciudad.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, que tuvo ayer una reunión de emergencia con su gabinete para analizar la situación, advirtió que su país "ajustará cuentas con los asesinos, con los que intentan asesinar y con los que los asistan", y anunció "una serie de medidas audaces para acabar con la incitación y el terrorismo", que serán aplicadas "cuanto antes".

Según el Canal 2 de la televisión israelí, entre otras decisiones, el Gobierno consideraba destacar tropas del Ejército en ciudades, especialmente en Jerusalén, rodear los barrios palestinos con fuerzas de seguridad, demoler las viviendas de quienes perpetren ataques y revocar los derechos de residencia de los familiares de los atacantes. Además de los ataques y asesinatos, que el movimiento islamista Hamás "bendijo" desde la Franja de Gaza, también se volvieron a registrar ayer enfrentamientos entre jóvenes palestinos y fuerzas de seguridad israelíes, en los que murió un varón de 27 años en la localidad de Belén y resultaron heridos 130 palestinos, unos 80 en Cisjordania y 40 en Gaza, según informó la Media Luna Roja (equivalente a la Cruz Roja).

Desde principios de mes murieron en incidentes y ataques 30 palestinos -11 de ellos supuestos atacantes- y 7 israelíes, y fueron heridos más de 1.400 palestinos y alrededor de medio centenar de israelíes. Al respecto, la ONU criticó ayer el "uso aparentemente excesivo de la fuerza" de parte de los soldados israelíes contra los palestinos en Cisjordania y pidió al Gobierno israelí ocuparse de este tema. Según el portavoz Stéphane Dujarric, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la "frustración de la juventud" palestina ante la ocupación israelí y "la falta de perspectiva política" de solución del conflicto juegan un rol nefasto.

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Liberación Palestina (OLP), Saeb Erekat, señaló en Ramala que los palestinos "tienen derecho a defenderse", en relación con la oleada de violencia que vive la zona, y denunció lo que denominó "ejecuciones de niños palestinos" por parte de Israel.

Agencias EFE, AFP, Reuters, ANSA y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario