13 de noviembre 2015 - 00:00

Drogas: Maduro acusa al “imperio” pero no evita una tormenta política

El medio venezolano El Pitazo TV difundió ayer fotografías de Efraín Campos Flores , ahijado de Maduro, y de Francisco Flores de Fleitas, sobrino del mandatario venezolano, quienes ayer fueron imputados por la justicia de Estados Unidos por narcotráfico y podrían enfrentar penas a cadena perpetua.
El medio venezolano El Pitazo TV difundió ayer fotografías de Efraín Campos Flores , ahijado de Maduro, y de Francisco Flores de Fleitas, sobrino del mandatario venezolano, quienes ayer fueron imputados por la justicia de Estados Unidos por narcotráfico y podrían enfrentar penas a cadena perpetua.
Caracas - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó ayer que el país seguirá "su camino" pese a lo que consideró "emboscadas imperiales", poco después de que Estados Unidos detuviera a un sobrino y a un ahijado suyos acusados de intentar transportar 800 kilos de cocaína a territorio norteamericano.

La dura reacción oficial a la noticia no impidió que estalle una fuerte polémica en el país, con la oposición exigiendo explicaciones, la creación de una comisión parlamentaria de investigación y hasta la renuncia del mandatario.

"La Patria seguirá su camino, ni ataques, ni emboscadas imperiales podrán con el Pueblo de los Libertadores, tenemos un solo destino: vencer...", señaló Maduro en Twitter sin hacer ninguna referencia directa a la detención de sus familiares.

"Un mundo pluripolar y multicéntrico nacerá de nuestros esfuerzos, con la idea del Bolívar y el legado de Chávez. Nada ni nadie nos detendrá, añadió en otro mensaje poco antes de viajar desde Arabia Saudita hasta Ginebra, donde intervino ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ver nota aparte).

El presidente de la Asamblea Nacional (parlamento), Diosdado Cabello, sin mencionar tampoco las detenciones, salió en defensa de Maduro y denunció también al "imperio norteamericano" como el origen de esos presuntos ataques.

"Lo atacan por todos lados y lo van a seguir atacando, pero nosotros estamos acostumbrados a ese combate. Estamos enfrentando al imperialismo, y el imperialismo no tiene escrúpulos de ningún tipo", dijo el líder del ala militar del chavismo.

Asimismo, este relacionó estos supuestos "ataques" con las elecciones parlamentarias que se realizarán el 6 de diciembre, en las que el oficialismo corre el riesgo de sufrir una dolorosa derrota.

Las aseveraciones de Cabello, que en su momento también fue acusado de narcotráfico por medios españoles, fueron hechas pocas horas después de que se supiera que la justicia estadounidense detuvo en Haití a un ahijado y un sobrino de Maduro, acusados de conspirar para transportar 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

Efraín Antonio Campo Flores (29 años), ahijado del mandatario chavista, y Francisco Flores de Freitas (30), sobrino suyo, fueron detenidos en Puerto Príncipe el martes por la Policía local y entregados inmediatamente a la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, que los trasladó ese mismo día a Nueva York.

El primero, de 29 años, fue criado por la mujer del presidente venezolano, Cilia Flores, quien es a su vez tía del otro detenido.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que más de la mitad de la cocaína producida en Colombia se trafica a través de Venezuela hacia Europa y Estados Unidos, en medio de lo que han descrito como "un ambiente permisivo y corrupto". Maduro niega esas acusaciones, calificándolas de una campaña de desprestigio que pretende empañar su Gobierno socialista.

Mientras, la oposición, fortalecida por sus perspectivas de triunfo electoral, reaccionó con dureza.

La diputada depuesta María Corina Machado, una de las cabezas visibles del ala más dura del antichavismo, reclamó la renuncia de Maduro, en tanto el más moderado excandidato presidencial Henrique Capriles reclamó urgentes explicaciones.

Capriles dijo que la Cancillería tiene que explicarle al país "sobre el caso de narcotráfico con detenidos usando pasaporte diplomático venezolano".

Por otro lado, la plataforma opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió a la Asamblea Nacional que designe una comisión para investigar el caso. El cuerpo legislativo está hoy en manos del chavismo, por lo que el reclamo no prosperará, pero esa relación de fuerzas podría cambiar en diciembre, después de los comicios.

Una corte federal de Manhattan (Nueva York) hizo públicos ayer los cargos de conspiración para la introducción de cocaína contra los acusados, y la Casa Blanca también transmitió la información de Gobierno a Gobierno.

El fiscal del caso, Preet Bharara, señaló que "la pena en el escrito de imputación conlleva como máximo una condena a cadena perpetua". Los acusados comparecieron ayer ante el juez designado para el caso, James L. Cott.

Según la Fiscalía, ambos participaron en varios encuentros en octubre para organizar el envío de un cargamento de cinco kilos de cocaína a través de Honduras.

Agencias EFE y DPA

Dejá tu comentario