Echegaray: “Sabemos quién tiene tarjeta de crédito de bancos en el exterior”

Edición Impresa

Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP, renovó ayer la guerra que mantiene con Mauricio Macri por el rechazo de la Ciudad de Buenos Aires a adherir al blanqueo de capitales. En un seminario organizado en la Cámara de Diputados, insistió en que su organismo no intercambiará información sobre el acuerdo fiscal con las provincias que no firmen las pautas establecidas: «Hay un alto grado de predisposición de la AFIP para ver cada caso particular y ante la duda haremos lo posible para que los contribuyentes, en el marco de la ley, se incorporen al acuerdo fiscal», dijo ayer en Diputados. El problema es que esa garantía que ofrece el ente recaudador no parece suficiente: al Gobierno de Macri no le costará demasiado obtener la información sobre quiénes se acogieron al blanqueo para luego investigarlos, según viene confirmando desde hace semanas el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
Escenario
Echegaray habló ayer en un seminario organizado por la AFIP y la Confederación General Empresaria de la República Argentina en el salón Delia Parodi del Congreso.
El jefe de la AFIP, además, dejó claro que «donde tal vez haya un grado de mezquindad política no vamos a intercambiar información» sobre la evolución del acuerdo fiscal, salvo que «las jurisdicciones provinciales y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires adhieran» al blanqueo de capitales. Es decir, que no compartirán datos sobre los contribuyentes que ingresaron al blanqueo con aquellas provincias que no adhieran a la ley nacional.
Echegaray les pidió nuevamente a los contribuyentes que aún no se adhirieron a la exteriorización de capitales que lo hagan antes de agosto: «La oportunidad es única», les dijo a los diputados presentes.
Amenaza
«Ha sido provechosa la información que cruzamos con Migraciones y estamos al tanto de los inmuebles que se compraron en Miami o en el sur de España, por eso les pedimos que aprovechen esta gran oportunidad y se sumen», dijo en una clara amenaza a los propietarios de bienes en el exterior.
Por si no alcanzaba, abundó: «Sabemos cuáles son los argentinos que tienen tarjetas de crédito emitidas en bancos del extranjero y también sabemos que generalmente las pagan con fondos del exterior. Por eso, si quieren mantener los fondos en el exterior, no hay problemas, que los declaren y pagan una alícuota del 8%», remarcó.
En cambio, esa alícuota «baja al 1% cuando las inversiones van dirigidas a la economía física, ya que no tenemos el objetivo de recaudar, sino de sostener la actividad económica en un contexto internacional complicado».
Casi como en un reino de fantasía, fuera de la crisis financiera internacional, el jefe de la AFIP celebró la marcha de la recaudación: «Somos uno de los pocos países del mundo que tiene recaudación con crecimiento interanual, a diferencia de lo que está sucediendo, por ejemplo, en los Estados Unidos, Francia, Japón, Brasil y Chile», dijo.
Rodeado por Agustín Rossi, presidente de la bancada kirchnerista, y Marcelo Fernández, de CGERA, recordó que la OCDE avala el blanqueo de capitales en la Argentina y hasta volvió a repasar los casos exitosos de repatriación de capitales en Italia, Sudáfrica y Alemania. «La ley no promociona en absoluto el blanqueo de capitales proveniente del narcotráfico, ni del lavado de dinero ni del terrorismo, ya que tiene un marco normativo muy claro», dijo para defenderse de las acusaciones de la oposición.

Dejá tu comentario