Enero cerró con fuerte suba en suspensiones

Edición Impresa

Se perfila un verano difícil en el mercado laboral, donde persiste un elevado nivel de conflictividad, destacándose en enero el crecimiento exponencial de las suspensiones y en menor medida de los despidos.
El relevamiento mensual de la consultora Tendencias da cuenta de que el mes pasado los trabajadores afectados por la pérdida del empleo superan los 8.700, mientras los que fueron suspendidos suman más de 33.000. De modo que entre despidos y suspensiones, en enero se registran más de 42.000 casos.
Por un lado, estos datos reflejan que la crisis galopa a todo ritmo, lo cual impacta directamente sobre las expectativas de demanda de los empresarios y por ende sobre el empleo.
Pero por otro, en algunos sectores parece percibirse cierto optimismo ya que recurrir a las suspensiones indica que se considera que la baja del nivel de actividad es transitoria y que las dotaciones son las adecuadas. Por lo tanto, escogen licenciar temporariamente a parte del personal, a la espera de señales de reactivación.
Desde el punto de vista del mercado de trabajo, aún resulta preocupante el alto nivel de los despidos, que supera significativamente el promedio de los últimos años.
De acuerdo con la serie histórica de Tendencias, el índice de despidos alcanzó en enero los 274 puntos (1986=100), el mayor de los últimos años, siendo un 65,6% superior al de un año atrás y el 34,6% respecto del de diciembre pasado. En enero los despidos relevados por la consultora totalizaron 8.773.
Por su parte, el índice de suspensiones trepó a los 1.509 puntos, un nivel récord, superando ampliamente lo registrado en los eneros tras la caída de la convertibilidad, e incluso de la crisis de mediados de los 90. Este nivel alcanzado representa un sorprende aumento del 3,131% frente a enero de 2008. En total, los casos registrados suman 33.273.
Los sectores que explican la mayor parte de las suspensiones son las industrias frigorífica, automotriz, textil, autopartes, construcciones, metalúrgica y el gremio de camioneros.
Entre los principales casos debe destacarse la denuncia gremial del sindicato de camioneros, que afecta a 10.000 choferes. Otros gremios con altos niveles de suspensiones son la construcción (UOCRA) y los metalúrgicos (UOM). Empresas como las automotrices Volkswagen, General Motors, IVECO y Fiat, la textil Alpargatas, los frigoríficos La Brava y Mattievich, y metalúrgicas como Longvie, Helametal, y Paraná Metal son las mayores responsables de las suspensiones. Pero también los trabajadores de la industria maderera, del calzado, de maquinaria agrícola y de comercio figuran entre los más afectados por las suspensiones en enero.
En cuanto a los despidos, la mayor parte está vinculada a la industria frigorífica, gráfica, comercio, autopartes, construcción, madera y metalúrgica. Los casos más destacados son la maderera Tapebicuá; las autopartistas Argelite, Marte y Dana Structural; las textiles Camisur y Lonera Munro, y la metalúrgica Envases del Plata, entre otras.

Dejá tu comentario