Festejan por el canje: cupones suben más del 7%

Edición Impresa

Al mercado de bonos le faltó un buen volumen de negocios para tener un día perfecto. Las subas de los títulos en pesos fueron elevadas, alcanzaron hasta el 3,30%. Pero los grandes protagonistas fueron los cupones PBI que avanzaron hasta el 7,65%. Si los negocios hubieran sido más masivos, esta suba hubiera sido consistente.

Pero todo sucedió con montos más reducidos de lo habitual. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) los negocios sumaron $ 800 millones, de los cuales $ 300 millones se orientaron a las Letras del Banco Central (Lebac). Si bien es habitual que el primer día de la semana sea el más flojo en cuanto a volumen, el mercado venía operando con un entusiasmo que hacía pensar que los montos iban a ser mayores y superar los $ 1.000 millones como lo viene haciendo.

La caída de los negocios se explica porque la mayoría de los inversores hizo una pausa, esperando más novedades del canje. Ellos están sentados sobre la cartera y esperan la oportunidad para acrecentarla. En cambio, los más audaces siguieron apostando y caucionaron sus papeles. Esto es, los ponen de garantía para tomar dinero prestado y lo reinvierten en más títulos públicos. Son operaciones en la que buscan activos volátiles para hacer ganancias rápidas. Por eso los cupones estuvieron entre los preferidos.

El cupón PBI en dólares por caso subió el 5,70%, pero el nominado en pesos lo hizo un 7,65%. Los inversores también se volcaron a los bonos en pesos que subieron desde el primero hasta el último minuto de la rueda. En cambio los nominados en dólares, hicieron una pausa sobre el final.

Atrasados

Los títulos en pesos están atrasados y estos inversores del lunes, son cazadores de oportunidades. De allí que además de los cupones, enfocaron su mira en los más atrasados. Y allí aparecieron el Boden 2014 en pesos y el Bocon Pro 13, que subieron el 3,30%. Estos tuvieron más operaciones de lo habitual. El Boden 2014 negoció $ 13 millones y el Bocon Pro 13, $ 7 millones. El Pro 13, es de mercado reducido porque su emisión no fue amplia. Su promedio diario de negocios no sobrepasa $ 1 millón. En cambio el Boden 2014 es un título acostumbrado a negociar cantidades importantes. El resto de los bonos posdefault tuvo subas de alrededor del 0,80%, salvo el Bocon Pre 9 que avanzó el 0,30% pero cortó cupón de renta.

El Discount en pesos, el principal título del canje de la deuda, subió el 1,88% y en dos ruedas acumula una mejora de casi el 7%.

Los bonos en dólares siguieron su curso moderado porque los buscan los inversores más conservadores que prefieren la seguridad a la renta. El Boden 2013 quedó sin cambios, mientras el Boden 2012 subió el 0,17%. El Boden 2015 tiene a su favor su rendimiento del 11,62% de allí que haya subido el 1,13%. El Boden 2013 puede repuntar porque su tasa de retorno está en poco más del 10%, mientras el Boden 2012 rinde el 8,60%. Si se compara estas rentas con el 6% que pagan los títulos de Grecia, considerados los de más riesgo en este momento, se puede deducir que los Boden son un buen negocio porque esta alta renta se combina con un vencimiento a corto plazo.

El dólar garantiza que los inversores especulen sin miedos. Por eso se animan a arbitrar todo tipo de bonos. La divisa se mantiene estable y si no baja es por la acción del Banco Central que, a pesar de las trabas que tiene para operar por los embargos, se las ingenia para comprar dólares todos los días. Esta vez adquirió casi u$s 150 millones para evitar que la divisa baje. La entidad siguió comprándole euros a los bancos, los que a su vez se aprovisionaron de dólares en el mercado para comprar la moneda única. El Central no puede operar en dólares porque debería compensar en Nueva York, donde el juez Thomas Griesa puede embargarlos. En cambio, al operar en euros, la entidad compensa en Londres donde no hay amenazas de embargo porque los bonos defaulteados tienen sede judicial en la ciudad norteamericana.

La divisa tuvo negocios elevados, porque los exportadores están haciendo fuertes liquidaciones por la venta de granos al exterior. En el Forex-MAE la principal plaza mayorista, que es la más sensible a la liquidación de exportadores, se operaron u$s 513 millones. A esto hay que sumarle u$s 233 millones que operó el MEC, el mercado de los corredores de cambio. En total, se negociaron u$s 746 millones, un volumen que hizo recordar los buenos tiempos.

El dólar hizo su primera operación en el Forex-MAE a las 10.06, es decir apenas abrió el mercado. Marcó un precio de $ 3,8766 que se mantuvo hasta las 11.40 cuando comenzó a escalar porque el Banco Central se puso en decidido comprador. A 15 minutos del final alcanzó su valor máximo de $ 3,8790 pero cerró a $ 3,8780.

La intervención del Central hizo que sus reservas se elevaran a u$s 47.565 millones. En las casas de cambio el dólar siguió a $ 3,89 y en el mercado marginal, el «blue» tuvo un leve retroceso del 0,06% a $ 3,8850.

Hoy se pueden sumar compradores de bonos y todo indica que va a haber otra rueda de elevados negocios, aunque algunos tomarán ganancias. No son muchos los mercados que ofrecen activos como los cupones que permiten ganar en un día más de lo que Grecia ofrece pagar por sus bonos en un año.

Dejá tu comentario