“Indec no se deja monitorear”

Edición Impresa

«La intención del INDEC es no dejarse monitorear por nadie», explicó César Agüero, presidente del Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas (CECE) de la UBA. Llegó a su actual cargo en setiembre del año pasado, con un 50,76% de los votos. Si bien explica que su movimiento político, Nuevo Espacio, tiene integrantes provenientes de todo el espectro político, el nexo con el radicalismo es innegable. Con 29 años de edad, Agüero comenzó hace cinco a estudiar contaduría en la UBA, porque, según contó en diálogo con Ámbito Financiero, «había empezado en mi Formosa natal, pero me fue mal».

Periodista: ¿Qué le parecen las políticas económicas adoptadas por el Gobierno?

César Agüero:
Pienso que si no se resuelve el tema de traer inversiones para seguir creciendo, la fuerte inflación y el gasto público, en algún momento la situación va a estallar, por una cuestión de que el Estado se va a quedar sin fuente de financiamiento. La plata de la ANSES se acabó. Se usan reservas, pero el país necesita crecimiento con financiamiento verdadero. Además, está el tema del INDEC, la falta de transparencia del organismo es otro sello de este Gobierno. Otra característica es que no tiene planes a largo plazo. El control de las importaciones genera fricciones con países como Brasil, que son muy importantes en la economía local.

P.: ¿Le asombra la diferencia entre las cifras oficiales y las que entregan las consultoras privadas sobre el IPC?

C.A.:
Primero me genera incertidumbre, porque hay una fuerte inflación que los organismos oficiales no reconocen. Hoy vas al súper o al quiosco y los precios están por las nubes. Pero no creo que ya nadie dude de que la inflación, día a día, devalúa el sueldo de todos los argentinos.

P.: Las fricciones entre el INDEC y el Consejo Asesor de la UBA son cada vez más fuertes. ¿Está abierto el organismo a que le revisen las cifras?

C.A.:
Hace un año que está el Consejo con el INDEC y hace exactamente un año que no puede trabajar. Ésa es la clara intención del INDEC: no dejarse monitorear por nadie. La semana pasada vinieron a explicar cómo calcular algunos valores, porque los docentes están cansados de que no les diga cómo sacan los índices.

P.: ¿Estos conflictos eternos, sumados a otros como los del pago de deuda con reservas, perjudican la imagen internacional del país?

C.A.:
El país desde hace rato que no está bien visto por el mundo en lo que refiere al respeto a las instituciones. La destitución de Martín Redrado del Central puso de manifiesto que este Gobierno no respeta al Congreso. Hace mucho que perdimos la credibilidad y el respeto, y eso nos afectó en materia de imagen de cara al inversor extranjero.

P.: En ese sentido, ¿cómo ve el rechazo del Gobierno a ser auditado por el FMI?

C.A.:
El país tiene que cumplir con los organismos financieros internacionales, como el Fondo y el Club de París, porque repercute mucho en nuestra imagen. Se trata de ser parte del Fondo, manteniéndose alejado de sus recetas. Para eso tenemos que dejar que nos auditen.

P.: Esta semana, la presidente Cristina de Kirchner dijo que Grecia estaba condenada al «fracaso» si seguía las políticas del FMI. ¿Coincide?

C.A.:
Es una situación similar a la nuestra en la crisis de 2001. Estoy totalmente de acuerdo con la frase. Estoy seguro de que son políticas destinadas al fracaso, porque los sectores populares o menos beneficiados terminan siendo el coeficiente de ajuste. Muchas de las dificultades que ya atravesamos en 2001, cuando el Fondo influyó en nuestra economía, se van a ver ahora en Grecia.

Dejá tu comentario