La Argentina se aleja de Chávez: baja costo de seguro por default

Edición Impresa

El costo de cubrirse de un posible nuevo default argentino cayó notablemente en las últimas semanas. De 1.200 puntos a principios de junio (es decir el 12% anual del capital) ahora pasó a poco menos de 900 puntos. De esta forma, la Argentina se aleja cada vez más de Venezuela, aunque todavía no sale del grupo de los países más costosos a la hora de asegurarse ante una posible cesación de pagos.

El costo de este seguro se mide según la evolución del Credit Default Swap (CDS), un producto que se adquiere en el mercado neoyorquino. Cuanto más alto es su valor, mayor riesgo de default le asigna el mercado al bono en cuestión. Y se puede asegurar desde un título soberano, hasta un bono corporativo, pasando por emisiones municipales.

Coincidencia

En el caso argentino, la gran recuperación de los últimos 45 días coincide sobre todo con el cierre del canje de deuda. Aunque la transacción en un primer momento no generó gran impacto entre los inversores, al crecer a último momento el grado de aceptación provocó más entusiasmo en el mercado.

Y a esto se sumaron los datos de más crecimiento económico y una mayor certeza de que el Gobierno tiene los recursos para cubrir los vencimientos de deuda de 2011, aunque sea apelando a las reservas.

Los 893 puntos que cuesta cubrirse de un default en los próximos cinco años quedaron bien lejos del costo de los bonos de Venezuela. El temor que despierta la figura de Hugo Chávez, la recesión y las restricciones de ese Gobierno para acceder al mercado de divisas hicieron trepar el CDS venezolano a nada menos que 1.215 puntos.

De esta forma, cubrirse de un posible default venezolano es un 36% que hacer lo propio con un bono de la Argentina. Cuando arrancó 2010 esa brecha era mucho menor: un 20%.

El otro país que en aquel momento tenía un costo mayor a la hora de asegurarse de una cesión de pagos era Ucrania, acosada por un déficit fiscal crónico y falta de acceso a los mercados. En enero de este año el CDS ucraniano a cinco años costaba nada menos que 1.271 puntos, bien por encima de la Argentina a Venezuela.

Pero la aproximación del Gobierno al FMI, junto con la promesa de un fuerte programa de reformas estructurales cambió de plano el panorama. Una misión del Fondo a Kiev que finalizó hace diez días anunció como «inminente» un paquete de ayuda por casi u$s 15.000 millones. Los resultados están a la vista: hoy el CDS de Ucrania se ubica en niveles mucho más parecidos al de mercados emergentes tradicionales. La cobertura cuesta 554 puntos, menos de la mitad de Venezuela y un 38% menos que el costo argentino.

En este comparativo aparece otro país que estaba fuera del grupo de «indeseables» para los inversores a principios de año. Se trata de Grecia, cuyo costo de cobertura ante un posible default se triplicó en lo que va de 2010. De 280 puntos pasó a costar 815, de acuerdo al último dato. Es decir, hoy el riesgo de la Argentina y de Grecia son evaluados como similares por los inversores, aunque la tendencia muestra claras diferencias. Mientras que el costo para los bonos argentinos viene en franco descenso, en el caso griego dejó de subir, pero se estancó en niveles muy altos. Así queda en evidencia que los inversores aún consideran que se trata de un país de alto riesgo, a pesar de la millonaria ayuda comprometida por la Unión Europea, Alemania y el FMI.

Dejá tu comentario