La crisis financiera ahora atacó a Renault

Edición Impresa

La crisis financiera mundial sigue atacando en la Fórmula 1.
Uno de los primeros en sufrirla fue Honda, y ahora el cimbronazo le tocó a Renault, que ayer recibió la noticia de que el grupo bancario y de seguros holandés ING no renovará el contrato que tiene con la escudería francesa hasta fines de este año.
En un comunicado, el grupo informó que «siguiendo el programa de reducción de costos anunciado recientemente, ING confirma que no renovará el contrato de patrocinio de tres años (2007-2009) firmado con Renault F1 y que termina su presencia en la Fórmula 1 en la temporada 2009».
ING, que redujo el 40% de su inversión en la Fórmula 1 en 2009, último año de su contrato con Renault, anunció el 26 de enero que suprimiría 7.000 empleos en el mundo en 2009 en una plan para rebajar los costos en mil millones de euros.
«La participación de ING en la Fórmula 1 fue el primer proyecto de patrocinio del grupo destinado a mejorar, particularmente en los mercados emergentes, la imagen de marca», subrayó ING, que precisó que la inversión aumentó el 16% entre marzo de 2007 y noviembre de 2008.
«La Fórmula 1 era el único deporte que nos podía ayudar a mejorar nuestra imagen de marca y los resultados fueron buenos», añadió un portavoz de ING, Nanne Bos.
Renault, a través del jefe del equipo, el italiano Flavio Briatore, emitió un comunicado en el que asegura entender «perfectamente» la decisión del grupo bancario de no ampliar el contrato de patrocinio con el equipo de Fórmula 1, que concluye al final de la presente campaña, así como las diversas actividades relacionadas con el campeonato mundial de pilotos.
Otra escudería que recibió una mala noticia fue Honda, ya que la compañía petrolífera Petrobas confirmó que no desea tomar parte en los planes para salvar a la escudería, por lo que el equipo de Fórmula 1, en venta hace dos meses, pierde a uno de sus principales patrocinadores.
Mientras siguen las negociaciones para salvar al equipo de Brackley, las especulaciones del pasado fin de semana indicaban que Petrobas podría llegar a un acuerdo para ser patrocinador principal y conseguir que el brasileño Bruno Senna sea piloto principal junto a Jenson Button.
Sin embargo, la petrolera no sólo negó los planes para apoyar a Senna, sino que también anunció que no desea seguir con el patrocinio de 10 millones de dólares (unos 7.830.334 millones de euros) que firmó con Honda a finales del pasado año.

Dejá tu comentario