La lluvia llegaría hoy y ayudaría a la soja y el maíz

Edición Impresa

Las lluvias previstas para esta semana frenarían las pérdidas de hasta un 20% en los rendimientos de la soja y de un 30% en el caso del maíz debido a la sequía que provoca el fenómeno climático conocido como La Niña.

Las precipitaciones caerían hoy en la zona núcleo, lo que genera expectativas tanto al Gobierno como a los productores que esperan que el agua lleve un alivio significativo a los cultivos.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, las tres principales productoras agrícolas recibirían lluvias debido al encuentro de un frente de aire caliente con uno de aire frío.

Las esperanzas depositadas en las precipitaciones se mantienen en medio de un cada vez más ajustado nivel de reservas de granos a nivel internacional. El Gobierno estadounidense difundirá mañana su informe mensual de oferta y demanda mundial de granos en el que, según la mayoría de los analistas, recortaría su estimación de las reservas finales mundiales 2011/12 de soja, debido a una caída en las cosechas de Sudamérica.

«Habrá pérdidas irreversibles en la soja sembrada en áreas marginales, como en el oeste de la provincia de Buenos Aires, donde los cultivos comenzaron la campaña con un déficit en la humedad del suelo», dijo Tomás Parenti, de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

«El maíz en la zona agrícola núcleo fue golpeado con aún más fuerza, ya que las plantas intentaron florecer en diciembre y a inicios de enero, en la etapa más dura de la sequía», señaló Parenti. Y agregó: «Aunque se produzcan lluvias fuertes no revertirían el daño ya causado al cereal».

Una fuente del Ministerio de Agricultura, que dirige Norberto Yauhar, dijo el lunes que se producirían al menos 47 millones de toneladas de soja 2011/12, desde los entre 52 y 53 millones de toneladas estimados extra oficialmente por la cartera al comienzo de la temporada.

La fuente del ministerio también dijo que la cosecha de maíz 2011/12 sería de al menos 22 millones de toneladas, frente a los 30 millones de toneladas previstos cuando inició la campaña.

El clima seco será otro obstáculo para el equilibrio fiscal del Gobierno, que ya tiene que luchar contra los efectos de la desaceleración de la economía mundial y la crisis financiera de Europa.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario