Tironeos por Portezuelo: Mendoza pide acelerar laudo de Alberto Fernández

Edición Impresa

Mañana caduca el plazo del "pronto despacho" elevado por Suarez al presidente. Quejas mendocinas por desaire en cumbre de San Juan. Sagasti cruzó al gobernador y a Cornejo.

La polémica por el freno a la obra de la represa de Portezuelo del Viento en Mendoza tiene mañana un nuevo deadline, cuando expire el plazo por el pronto despacho presentado por el gobernador Rodolfo Suarez al Presidente para que laude sobre el conflicto. La cuestión llevó a quejas del vice Mario Abed por la gambeta que le hizo Alberto Fernández en San Juan el martes y a un cruce en tono local entre Anabel Fernández Sagasti con Suarez y Alfredo Cornejo. Rivalidad PJ-UCR.

El proyecto, que requiere una inversión de u$s1.023 millones financiados por Nación como parte de un arreglo extrajudicial con la provincia pactado en 2006, fue cuestionado por La Pampa por la posible sequía en el cauce de sus ríos, y pidió nuevos estudios de impacto ambiental. La postura fue apoyada por Río Negro, Neuquén y Buenos Aires en el seno de Coirco, el comité que regula la cuenca del Río Colorado. Mendoza, en desacuerdo (argumenta que ya se elevaron y aprobaron estudios de las universidades de La Plata y Del Litoral), pidió el laudo presidencial. En la gestión Macri la ecuación fue inversa: Río Negro, Neuquén y Buenos Aires habían avalado la obra y fue La Pampa el distrito que pidió el laudo. Vaivenes de los vientos políticos.

En concreto, el 21 de diciembre Suarez viajó a Buenos Aires para presentar un pronto despacho. La finalidad: que Alberto Fernández tomara una decisión rápidamente para que la provincia pudiera adjudicar lo que denomina “la megaobra del siglo”. Así, el viernes se cumplirán los 30 días. Y entre las cuestiones técnicas, en Mendoza esperan el laudo, mientras que en la Casa Rosada dicen que el plazo que caduca no es para laudar, sino el del pronto despacho. “Es decir, la respuesta que dará el Gobierno es si corresponde o no. No estará laudando Alberto”, mencionaron a Ámbito desde despachos nacionales. Un anticipo de la letanía del derrotero de Portezuelo.

En la gestión mendocina esperan definiciones. De seguir dilatándose los tiempos, en el gobierno de Suarez prefieren tachar la opción y utilizar los u$s1.023 millones que gira Nación en cuotas para otro proyecto. De hecho, en Mendoza confiaron a este medio que analizan un Plan B para distribuir el monto en varios desarrollos hídricos. La principal: El Baqueano, represa proyectada en los 80 como parte del circuito de diques del Diamante en San Rafael, pero que nunca se concretó.

La intención de la gestión de Suarez era tener un diálogo en privado con Alberto Fernández el martes en San Juan, cuando el presidente puso en marcha el clúster de energías renovables que reúne a seis provincias. Con Suarez de licencia, fue el vice Abed, pero volvió con las manos vacías. El atraso en el inicio del acto impidió el contacto en la previa, y el apuro por regresar lo abortó una vez finalizada la cumbre. “No tuvimos trato con el Presidente, fue un mal día”, dijo Abed ayer a medios locales. Cerca de Suarez explican que la obra sin el pulgar arriba del Presidente no puede adjudicarse. “Después nos van a demandar. Vamos a gastar más en abogados que en obras”, mencionaron.

Los avatares de la represa tuvieron réplicas en la política local. El oficialismo mendocino lanzó dardos al PJ para que interceda ante Alberto Fernández. La respuesta llegó por Anabel Fernández Sagasti vía redes sociales. “Portezuelo debe concretarse. Sigo a disposición del gobernador. No cambio de opinión. El problema es que los que cambian son Suarez y Cornejo. Mientras buscan “planes B”, no explican la ausencia de gestión que demora la obra”, dijo la senadora, cercana a Cristina Kirchner.

“En vez de sacarse fotos pidiendo prontos despachos el gobernador debería avanzar con la obra, Cornejo podría gritar menos o sincerarse y decir la verdad: que no quiere que se realice”, agregó la jefa del peronismo de Mendoza.

Dejá tu comentario