Morales: “Son delincuentes que buscan liquidar el ingenio”

Edición Impresa

El Gobierno de Jujuy reaccionó con firmeza ayer tras la sucesión de violentos episodios en San Pedro y La Esperanza, presuntamente instigados por dirigentes del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio La Esperanza. En conferencia de prensa, el gobernador Gerardo Morales ratificó la continuidad del plan de recuperación integral de la planta industrial, desde la convicción de que representa" una oportunidad histórica para reconstruir el complejo fabril y reposicionarlo entre los más promisorios de la región".

Secundado por los ministros de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud Robles; de Trabajo y Empleo, Jorge Cabana Fusz; y de Gobierno y Justicia, Agustín Perassi; del fiscal de Estado, Mariano Miranda; y del intendente de San Pedro, Julio Bravo; entre otros, Morales aseguró que las autoridades provinciales "volverán a dialogar con los trabajadores, no así con los delincuentes" que provocaron los lamentables hechos de violencia y que dejaron como saldo 20 policías lesionados, entre ellos un cabo que recibió un machetazo en la cabeza.

Denunció el accionar de dirigentes gremiales que "llegaron al límite de delinquir" y cargó contra el rol que hoy asumen "los corresponsables del gobierno anterior que dejaron esta pesada carga al pueblo jujeño".

"Necesitamos que los trabajadores vuelvan al ingenio para no perder más tiempo y así afrontar los compromisos de la interzafra, camino a la venta de la empresa", subrayó y resaltó que el grupo inversor colombiano Omega International Energy se mostró preocupado de cara a la situación "autodestructiva, suicida e irresponsable" planteada por el gremio.

Trece personas fueron detenidas y unas 30 resultaron heridas ayer a mañana cuando la policía desalojó una protesta de trabajadores del ingenio que cortaban la ruta nacional 34, en reclamo de salarios adeudados y por la reincorporación de despedidos.

Dejá tu comentario