Obama a bancos: ayuden a que la economía se mueva

Edición Impresa

Washington - El presidente Barack Obama dijo ayer a los principales banqueros estadounidenses que ellos le deben ayuda al país para sacar a la economía de la crisis, y les pidió que presten más dinero y respalden las reformas económicas.

«Dadas las dificultades que la gente de negocios está teniendo porque han caído los préstamos, y dada la asistencia excepcional que recibieron los bancos para salir de tiempos difíciles, esperamos que exploren todas las vías responsables para ayudar a que la economía se mueva de nuevo», dijo Obama.

Después de hablar en la Casa Blanca ante una docena de ejecutivos de las principales firmas financieras, el presidente reclamó préstamos para las pequeñas y medianas empresas.

Los créditos para las empresas estadounidenses se derrumbaron desde que comenzó la crisis financiera, desde un máximo de u$s 1,65 billón en octubre de 2008, a cerca de u$s 1,35 billón a comienzos de este mes.

Los banqueros parecieron haber escarmentado y prometieron expandir el crédito para pequeñas y medianas empresas, e insistieron en que respaldarán la reforma regulatoria.

«Nos hemos dado cuenta de que estamos bajo el microscopio en cada paso que damos, para hacer un mejor trabajo en escuchar a los clientes, para prestar atención a sus necesidades y estar más disponibles de lo que estuvimos en el pasado», dijo el presidente ejecutivo de US Bancorp, Richard Davis.

Obama dijo que estaba recibiendo cartas de pequeñas empresas que reclaman por no poder acceder a los créditos. También señaló a los ejecutivos que no tenía intención de dejar que los que cabildean por las empresas saboteen las reformas financieras, tras reclamar por los «banqueros ricachones» que reciben grandes bonos. «Si ellos están deseosos de combatir las protecciones del sentido común para el consumidor, esa es una lucha que yo quiero tener», dijo Obama.

La Casa Blanca ha profundizado su retórica contra el sector financiero en semanas recientes y ha buscado distanciarse de las acusaciones de que está demasiado cerca de Wall Street, tras recibir críticas por su programa de rescate financiero de 700.000 millones de dólares.

La reunión en el salón Roosevelt de la Casa Blanca duró una hora y media, mucho más que lo que se esperaba. Tres de los 12 ejecutivos que debían asistir a la reunión -Lloyd Blankfein, presidente y presidente ejecutivo de Goldman Sachs; John Mack, presidente y presidente ejecutivo de Morgan Stanley; y Dick Parsons, director de Citigroup- no acudieron, sino que participaron por vía telefónica, porque su vuelo fue cancelado debido al mal clima.

Entre los banqueros que acudieron a la reunión estuvieron Jamie Dimon, presidente del directorio y presidente ejecutivo de JP Morgan Chase; Ken Chenault, presidente del directorio y presidente ejecutivo de American Express y Ken Lewis, presidente del directorio y presidente ejecutivo de Bank of America.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario