16 de octubre 2012 - 00:25

Oposición embiste a los presupuestos de Sta. Fe y Bs. As.

Las provincias avanzan en la discusión de los proyectos de gasto para el próximo año

Antonio Bonfatti
Antonio Bonfatti
Legisladores de la oposición -o de mirada crítica desde las filas oficialistas- salieron a condicionar su aval a los proyectos de Presupuesto 2013 de Buenos Aires y de Santa Fe, que signarán los recursos que durante ese estratégico año electoral manejarán el justicialista Daniel Scioli y el socialista Antonio Bonfatti.

El plan de gastos bonaerense ya se discute en la Legislatura -concretamente, en las comisiones de Presupuesto- desde el pasado jueves. Por su parte, el santafesino ingresará hoy al Parlamento local, a destiempo.

En tierra sciolista, las proyecciones presupuestarias -y su correspondiente ley impositiva- deberán superar en rigor un ramillete de escollos, de la mano de los cuestionamientos disparados por la oposición «formal», la lupa que le impondrá el ultrakirchnerismo que se encolumna detrás del vicegobernador Gabriel Mariotto, las certezas en materia de recursos que pretenden obtener los intendentes y las estocadas de los gremios.

En esa línea, hoy la ministra de Economía, Silvina Batakis, volverá a defender la letra chica de los proyectos desde las 14 ante las comisiones de Presupuesto de ambas cámaras, aunque en este caso los anfitriones serán los senadores.

«Esperamos que llegue al recinto con acuerdo de ambas Cámaras para evitar demoras innecesarias en su tratamiento», dijo ayer el vicepresidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara alta, Patricio García.

En las filas de la oposición hacen hincapié, entre otros puntos, en el carácter de «precariedad» y de «emergencia» del plan de gastos, centrado -dicen- en una mayor presión impositiva y que no arroja certezas sobre la manera en que garantizará recursos genuinos para la provincia.

En paralelo, el presidente de la Cámara de Diputados, Horacio González, y el vice, José Ottavis (La Cámpora), recibirán hoy -desde las 11- a un grupo de intendentes de la Primera y la Tercera Sección Electoral, deseosos de asegurarse fondos para ejes claves de sus municipios, como la seguridad y la recolección de residuos.

«Vamos a juntarnos con la Comisión de Presupuesto para hacer un par de planteos, pero en ningún caso significa sacarle plata a la provincia», afirmó el jefe comunal de San Miguel, Joaquín De la Torre, en declaraciones al portal Infocielo.

En el plano gremial, en tanto, los gremios locales salieron a cuestionar «el ajuste» que ven en el plan de gastos para el año entrante. Por caso, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires exigió ayer a Scioli y a los legisladores que «incorporen al Presupuesto 2013 2 mil nombramientos imprescindibles para el funcionamiento del Sistema Público de Salud Provincial».

En tanto, la oposición santafesina ya anticipó la semana pasada que realizará un «minucioso análisis» del proyecto de presupuesto del Gobierno socialista para el año próximo. Si bien recién hoy la administración de Bonfatti presentará formalmente el plan de gastos en la Legislatura después de la prórroga solicitada -en rigor, el plazo de entrega estaba fijado hasta el 30 de septiembre- la información adelantada por el propio del Frente Progresista generó el cuestionamiento de la oposición.

Entre otros ítems, la previsión de inflación para 2013 generó dudas y críticas de algunos sectores. «Calcular una inflación de 16 por ciento para el año que viene es una irrealidad», indicó la diputada del bloque Federal, Alejandra Vucasovich. «No imaginamos una mesa de paritarias de febrero con los sindicatos pidiendo una recomposición menor al 20 por ciento», completó.

Por otro lado, la cantidad y distribución de la obra pública es otra de las variables puestas en el tapete. «Año tras año, el presupuesto de obra pública se viene ejecutando sólo entre el 40 y 50 por ciento», señaló el diputado justicialista Mario Lacava.

En detalle, la iniciativa de la Casa Gris prevé para el año que viene recursos por 40.209 millones de pesos (36 por ciento de recursos propios y 64 por ciento por coparticipación nacional) y gastos por 40.415 millones, lo que arroja un pequeño saldo positivo. Sin embargo, la propuesta no incluye las previsiones de aumento por paritarias ni las deudas que la Nación arrastra con la provincia.

Dejá tu comentario