20 de marzo 2017 - 00:00

Pantalla Pinamar: más público, pero perspectiva incierta

En sus trece años de existencia, es la primera vez que la muestra atlántica no puede anunciar la fecha de inicio de su próxima edición.

Por siempre jóvenes. La comedia del italiano Fausto Brizzi clausuró las proyecciones de Pantalla Pinamar, aunque hasta anoche continuaban repitiéndose algunos títulos.
Por siempre jóvenes. La comedia del italiano Fausto Brizzi clausuró las proyecciones de Pantalla Pinamar, aunque hasta anoche continuaban repitiéndose algunos títulos.
Pinamar - Cerró oficialmente el sábado, pero hasta anoche seguía dando películas el 13° Pantalla Pinamar. En la clausura, una linda comedia de Fausto Brizzi, "Por siempre jóvenes". Así quieren mantenerse sus protagonistas. Y el Festival también se mantiene joven, funcionando a pleno, sin que el público haya notado la reducción de presupuesto (solo la notaron los invitados habituales que este año no fueron invitados, y los propios organizadores, que hicieron malabares).

Hasta el viernes, Fiscalización del Incaa registraba 35.000 espectadores de Pinamar, localidades cercanas y hasta Buenos Aires, ocupando el 96% de las dos únicas salas. En proporción, más éxito que Mar del Plata y Bafici juntos. "Hace 13 años empezamos con 8.000", se emocionaba el fundador Carlos Morelli. Otro registro definió los votos de público y crítica a las representantes nacionales del año pasado en los mayores festivales del mundo: "El invierno", 8.24 puntos sobre 10, Piña de Oro y en consecuencia premios de Egeda (12.000 euros al productor), IncaaTV y Argentores. Además también ganó el Signis. Plata, "El ciudadano ilustre", 7.86 puntos. Bronce, "La larga noche de Francisco Sanctis", 7.33 por el respaldo de la crítica joven.

Este año hubo 79 películas, tres programas de cortos (selecciones de Annecy, Madrid y estas pampas) y premios a la trayectoria para Oscar Martínez y Jorge Marrale También se incorporó el Programa País, para estudiantes becados (pocos) y autores noveles, con clases, charlas y seminarios técnicos. Películas nacionales en marcha, y funcionarios de cine de Australia, Italia, Rumania y España con ganas de difundir lo propio y hacer algo en común, se presentaron a la prensa y los especialistas. Hubo, entre otras cosas, charlas explicativas del nuevo régimen general de fomento del Incaa, el mantenimiento a pleno del concurso Gleyzer de proyectos, el apoyo a los cortometrajistas y la puesta en marcha de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional. Ésta fue creada en 1999 por ley del Congreso Nacional, pero recién ahora parece que va a existir de veras. Lástima que para anunciar su existencia hayan aturdido a los pobres espectadores con una propaganda a todo volumen en todas las funciones.

Hubo más, pero también hubo una sombra. Siempre, el último día, se sorteaba un viaje al Festival de Málaga para dos personas, y alguien anunciaba la fecha del siguiente Pantalla Pinamar. Nada de eso ocurrió este año. Estaba Enrique Avogadro, secretario de Cultura y Creatividad del Ministerio de Cultura de la Nación, pero faltaba el presidente del Incaa. Los alarmistas expandieron el rumor: "el gobierno quiere acabar con el cine nacional y los festivales populares". En sus discursos, los embajadores de Dinamarca, Italia y Noruega, el intendente Martin Yeza el maestro Martínez Suárez, Luis Puenzo, elogiaron ampliamente el Festival. Y Graciela Borges, después de jugar unas lindas chanzas con Morelli en el escenario, fue derecho al grano: "Bueno, ¡que digan pronto la fecha de Pantalla Pinamar 2018!" La ovación que recibió fue clara señal de la fuerza de los rumores, y de la preocupación del público. Esto sigue.

Dejá tu comentario