Pelea en Magistratura por jueces acusados

Edición Impresa

Expedientes protagonizados por los jueces Norberto Oyarbide y Francisco de las Carreras dominaron ayer las discusiones entre oficialistas y opositores en el Consejo de la Magistratura. Cruces verbales y chicanas de diverso tenor animaron un plenario por momentos de rasgos hilarantes, que tuvo su pasaje más tenso cuando llegó el momento de tratar el caso del juez platense Carlos Rozansky, denunciado por supuestos maltratos para con sus empleados. Además, hubo un giro anunciado: el camarista Ricardo Recondo (de perfil opositor) se alineó ayer con el kirchnerismo.

Oyarbide había sido denunciado por el diputado del PRO Federico Pinedo por supuesta parcialidad en la causa que investiga las presuntas escuchas telefónicas en el Gobierno porteño. La presentación fue desestimada con el respaldo del bloque kirchnerista. También adoptaron esta posición los representantes de la UCR, el diputado Oscar Aguad y el senador Mario Cimadevilla.

Estos últimos encontraron poco peso específico en la presentación de Pinedo y además no dejaron de recordar que previamente tanto la Cámara Federal como la de Casación Penal habían rechazado recusaciones contra Oyarbide por parte de los letrados de Mauricio Macri que tenían fundamentos similares.

En cambio, los abogados Alejandro Fargossi y Daniel Ostropolsky, en sintonía con Recondo, se pronunciaron contra la desestimación. El primero de ellos sostuvo que "todo el proceso contra Macri está plagado de irregularidades y absurdos legales".

El plenario ya había comenzado con críticas de tinte operativo. Los opositores alegaron haber llegado a la reunión en el consejo sin conocer qué expedientes se tratarían, y en este punto cuestionaron al titular del cuerpo colegiado, Mario Fera, actualmente cercano al oficialismo. Sólo cuatro consejeros conocían la agenda, todos kirchneristas, que presiden comisiones: los senadores Marcelo Fuentes y Ada Iturrez de Capellini y los diputados Carlos "Cuto" Moreno y Stella Maris Córdoba.

Más puntual fue la pelea por el caso de De las Carreras. El camarista del fuero Civil y Comercial fue denunciado la semana pasada por Estela de Carlotto por supuestamente haber firmado una solicitada de apoyo al último Gobierno militar durante una visita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 1979. El juez que entiende en la causa por la ley de medios que enfrenta al Gobierno con el Grupo Clarín respondió que en ese entonces tenía 26 años y ningún cargo como para firmar una solicitada.

Ayer Cimadevilla apuntó contra Fuentes ya que, según expresó, De las Carreras fue notificado de la denuncia cuando ésta todavía ni siquiera había sido sorteada en la comisión que preside el senador kirchnerista. Se incrementan los frentes del camarista en la Magistratura, ya que este nuevo expediente se suma a los ya existentes impulsados a fines del año pasado en plena pelea por la ley de medios.

Por otra parte, se archivó el caso de Rozansky, quien contó con el apoyo del oficialismo pero, sorpresivamente, también con el del juez Recondo. Una actitud que entre los opositores fue calificada de "corporativa", ya que se alineó con Fera y Alejandro Sánchez Freytes.

Esta resolución encendió los ánimos en el plenario ya que un grupo de empleados -supuestamente hostigados por Rozansky- comenzaron a increpar a los gritos a los consejeros kirchneristas, quienes optaron por guardar silencio. Actualmente Rozansky es uno de los animadores del grupo de jueces cercano al oficialismo autodenominado "Por una Justicia legítima".

Dejá tu comentario