Murió el director de "Un día de furia"

Edición Impresa

Joel Schumacher, director de “Un día de furia” con Michael Douglas, además de dos películas de la serie de “Batman” y del film de culto “The Lost Boys” (“Que no se entere mamá”, 1987), murió ayer por un cáncer a los 80 años. Más conocido por el gran público por “Batman eternamente” (1995) y “Batman y Robin” (1997, ambas películas fueron atacadas por muchos críticos y fanáticos, que se opusieron a los pezones que Schumacher añadió al traje del héroe. La franquicia fue más tarde retomada con “Batman inicia” de Christopher Nolan en 2005. Schumacher comenzó como diseñador de vestuario en Hollywood en los ‘70, en películas como “El dormilón” (1973) e “Interiores” (1978) de Woody Allen.

Su primer éxito como director fue el drama “El primer año del resto de nuestras vidas” (1985). “Un día de furia”, en la que Douglas interpreta a un ciudadano que se harta de todo y la emprende a tiros contra sus conciudadanos, le valió muchas reseñas positivas y alguna recriminación por quienes vieron en ese film una incitación a la violencia. Como director impulsó la carrera de varias estrellas, como Matthew McConaughey con “Tiempo de matar” (1996) y Colin Farrell con “Tigerland” (2000) y “Enlace mortal” (2003). También llevó a la pantalla la versión del musical “El fantasma de la ópera”, que aunque estaba bellamente realizado no tuvo mayor éxito (cumplió con el mismo destino de los grandes éxitos recientes de Broadway, como “Cats”, que fracasan en el cine). En una oportunidad dijo que había hecho el amor con más de 200.000 personas en su vida, y que por su condición de bisexual tenía más chances de obtener pareja.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario