Por la crisis, el déficit con Brasil cayó 81% en enero

Edición Impresa

El intercambio comercial con Brasil arrojó en enero pasado un déficit de sólo u$s 33 millones, lo que implica una caída del 81% frente al alcanzado un año atrás. Esta mejora aparente es, en realidad, producto del derrumbe del comercio bilateral que se redujo prácticamente a la mitad. Constituye además una de las señales más palpables del impacto de la crisis global que ya golpea fuerte al comercio mundial.
Según los datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, el mes pasado las exportaciones brasileñas al mercado argentino fueron de u$s 641 millones, esto es un 50,1% menos que en enero 2008. Por su parte, las ventas externas argentinas a Brasil sumaron u$s 608 millones, lo que representa una baja del 46,1% frente a un año atrás.
De modo que en enero de este año el intercambio cayó a u$s 1.249 millones cuando en enero del 2008 superó los u$s 2.431 millones.
Ayer se conoció que Brasil registró el primer déficit comercial mensual desde marzo 2001 (ver nota aparte). Y, si bien las exportaciones brasileñas cayeron prácticamente en todo el mundo -con la sola excepción de China-, lo hicieron con mayor virulencia en la Argentina.
En este contexto se entiende, no la forma porque además de sorpresiva mostró mucha improvisación, sino la reacción del Gobierno brasileño de la semana pasada cuando lanzó un mecanismo burocrático para frenar las importaciones. En el Ministerio de Desarrollo brasileño se espantaron cuando conocieron cómo venía la balanza comercial de enero, y el primer reflejo -se especula con la anuencia del presidente Lula- fue implementar el viejo instrumento de las licencias previas para importar que imperó en los 70 y 80. La medida afectaba al 70% de las importaciones totales de Brasil y casi a la mayoría de las ventas argentinas. Hay que recordar que esto levantó una polvareda de reclamos, quejas y amenazas de varios gobiernos vecinos, por lo que a las 24 horas Lula decidió dar marcha atrás con la medida. Pero frente al déficit de enero, no hay duda que alguna nueva medida adoptarán.
Por lo pronto, los datos de enero muestran que entre los principales socios comerciales de Brasil, las importaciones de productos argentinos fueron las que más sufrieron el ajuste. Fue así como la Argentina fue desplazada casi al quinto lugar del ranking de proveedores de Brasil detrás ahora de China y Alemania. Pero también perdió peso entre los mercados de destino de las ventas brasileñas ocupando ahora el tercer lugar después de China.
Entre los principales productos importados desde Brasil, en enero, siguen destacándose los automóviles, autopartes, tubos y laminados de acero, teléfonos celulares, neumáticos, bombas y compresores, y ahora los polímeros plásticos.
Cabe recordar que el año pasado el déficit con Brasil alcanzó el récord de u$s 4.348 millones, pese a que las exportaciones argentinas crecieron por encima de las brasileñas. Este año podría haber una mejora, pero no por virtud, sino porque la recesión mundial se hará cargo del ajuste.

Dejá tu comentario