1 de noviembre 2013 - 00:46

Primer round Macri vs. Massa será por vice 3° en Diputados

Fútbol mixto entre PRO y FR. Guerra de cúpula no alcanza a la tropa

Sergio Massa, Mauricio Macri y Patricio Hernández
Sergio Massa, Mauricio Macri y Patricio Hernández
El martes pasado a la noche, en las coquetas canchas de fútbol de Ocampo, detrás del Museo Renault, se produjo el principal gesto de convergencia entre el Frente Renovador de Sergio Massa y el PRO de Mauricio Macri. Catorce candidatos a concejales de ambos bandos, volcaron sobre el iluminado césped sintético la representatividad de más de 600 mil votos de la provincia de Buenos Aires. El encuentro terminó con una cena en Los Platitos, en Costanera Norte, donde los macristas y massistas demostraron que el enfrentamiento político se reduce sólo a las cúpulas.

Sin embargo, en la sesión preparatoria prevista para definir el próximo 4 de diciembre las autoridades de la Cámara de Diputados, el PRO y el Frente Renovador volverán a chocar. El diputado nacional Pablo Tonelli no gambeteó la pregunta de este diario a la hora de definir las aspiraciones macristas de cara al desembarco de Massa en el recinto: "Si finalmente contamos con más diputados que el Frente Renovador, desde el PRO vamos a dar pelea por la vicepresidencia tercera de la Cámara de Diputados de la Nación".

El partido de fútbol 7 había sido convocado por Patricio Hernández hijo, funcionario del Gobierno porteño e hijo de Patricio Hernández, exjugador de River Plate, Argentinos Juniors y actual DT de San Miguel en la Primera D. El massismo llevó como figura al pediatra Pablo de la Torre, primer candidato a concejal por San Miguel y hermano de Joaquín, uno de los intendentes más cercanos a Massa. Hernández hijo fue quien inventó políticamente a otro futbolista retirado, Javier Mac Allister, diputado nacional electo del PRO. Además recibió una dura falta dentro del área propinada por el embajador macrista en la localidad de Tres de Febrero, el periodista y subsecretario capitalino Diego Valenzuela, uno de los que más pegó en el partido del martes por la noche. En el combinado macrista-massista también se destacó Rodrigo Álvarez, candidato a concejal por Hurlingham e hijo de Juan José, el exdiputado y jefe de campaña del Frente Renovador.

El periodista deportivo Walter Queijeiro, candidato a concejal en Quilmes apadrinado por el intendente de Malvinas Argentinas, el peronista Jesús Cariglino, esta vez no relató y se dedicó a pegarle de puntín a todas las pelotas que llegaban al área. Este dirigente del Frente Renovador recibió el auxilio del macrista Patricio Di Stéfano, hijo del subsecretario de Espacio Público de la Capital Federal, quien tiró paredes con Federico Zinn, el hijo de Claudio Zin, exministro de Salud de Daniel Scioli y quien da nombre a un hospital en Malvinas Argentinas.

El dream team del PRO y el Frente Renovador, que no se enfrentó en la cancha y armó dos equipos combinados con jugadores de ambos bandos, se completó con Alex Campbell (PRO de San Fernando) y Gustavo Menéndez, una de las revelaciones en la elección del domingo pasado al vencer a la lista de concejales del kirchnerista Raúl Othacehe en Merlo.

El partido de fútbol revela la afinidad de la tropa massista y macrista en la provincia de Buenos Aires. En la sobremesa en la Costanera Norte, donde se sumó el consultor en marcas, Guillermo Olivetto (creador para el massismo del concepto "la otra inseguridad" en referencia a la inflación), todos bregaron por una confluencia entre el intendente de Tigre y el jefe de Gobierno porteño para 2015. Sin embargo, el camino no parece sencillo. La misma noche del 27 de octubre, Massa y Macri dieron por terminado su acuerdo electoral y tres diputados nacionales macristas cobijados en la papeleta del Frente Renovador (Soledad Martínez, Christian Gribaudo y Gladys González) juraron fidelidad al PRO en el Honorable Congreso de la Nación.

Esos tres diputados nacionales serán clave el 4 de diciembre cuando el bloque PRO, con 20 legisladores, y el Frente Renovador, con 18, disputen la vicepresidencia tercera de la Cámara. El peronista Julián Domínguez conservará la presidencia del cuerpo y la aliada santiagueña Norma Abdala de Matarazzo, determinante para que el Frente para la Victoria logre quórum, seguiría como viceprimera. La vicepresidencia segunda corresponderá a la principal fuerza de oposición, la UCR, partido que actualmente ocupa se cargo a través del cordobés Mario Negri.

Como cada año, la disputa política se centrará en la vicepresidencia tercera, que por ahora ejerce la socialista santafesina Alicia Ciciliani. El kirchnerismo otorgó ese cargo al FAP como segunda fuerza opositora a nivel nacional, reconociendo el interbloque que los socialistas formaron con el GEN de Margarita Stolbizer y Libres del Sur, entre otros, La designación de Ciciliani, reelecta el domingo pasado en la boleta de Hermes Binner, sirvió además para ningunear en el recinto al entonces Peronismo Federal, un puñado de justicialistas que no obedecen al oficialismo. Este año, y más allá de Ciciliani, la pelea por la vicetercera se reeditará entre el frente Renovador y el PRO de Macri.

El jefe de Gobierno porteño reunió ayer a sus diputados nacionales electos y les ordenó disputar todos los espacios de poder en el Congreso, desde comisiones hasta la vicepresidencia tercera. La estrategia apunta a maniatar a Massa para diluir su presencia en el recinto y proyectar así a Macri como presidenciable para 2015. El bloque PRO contará con 20 diputados nacionales. El Frente Renovador está por ahora abajo, con 18 legisladores en la Cámara baja. Si el Frente para la Victoria vuelve a admitir a los interbloques como criterio para definir ese cargo, más allá de los votos obtenidos a nivel nacional, una tercera bancada podría fungir como árbitro en esa pelea. Compromiso Federal, de Alberto Asseff, definirá el próximo martes si se asocia con el PRO, con el Frente Renovador o si se mantiene equidistante de ambas formaciones.

Dejá tu comentario