Rusia: es “inadmisible” que EE.UU. envíe tropas para combatir en Siria

Edición Impresa

  Moscú - Rusia advirtió ayer a Estados Unidos contra un eventual operativo terrestre en Siria, ya que "constituiría otra clamorosa violación del derecho internacional", lo que incrementó la tensión entre ambas potencias.

Así lo dijo Valentina Matvienko, presidente del Consejo de la Federación, la poderosa Cámara alta del Parlamento ruso. "Sería inaceptable, sería de verdad demasiado", agregó.

En tanto, el Ministerio de Defensa dijo oficialmente que Estados Unidos debería sumarse a su operación en Siria contra el Estado Islámico (EI) "en vez de pisotear de nuevo el derecho internacional" al agregar una operación terrestre a su operación aérea en ese país.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, había anunciado el martes que su país reforzará su campaña militar contra el yihadista EI tanto en Irak como Siria, lo que se traducirá en más ataques aéreos y, contrariando lo sostenido hasta el momento por el presidente Barack Obama, en "acciones directas sobre el terreno".

Durante la audiencia, el jefe del Pentágono reiteró además las críticas contra la campaña militar del Kremlin en Siria y denunció que las fuerzas rusas "están atacando principalmente a la oposición siria", lo que contribuye a "alimentar" la "trágica guerra civil" en ese país.

Como reacción, la senadora Matviyenko, una vocera oficiosa del presidente Vladímir Putin, subrayó que su país se toma muy en serio las declaraciones de Carter ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

"Estados Unidos ya viola burdamente el derecho internacional al organizar de manera ilegal una operación aérea en territorio de Siria, ya que no tiene ni el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU ni la petición de las autoridades" sirias, afirmó la legisladora ante medios locales.

Matviyenko agregó que "incluso si se trata de alguna clase de operación terrestre, entonces esto será pisotear de nuevo y de manera grosera el derecho internacional". "Esto ya es inadmisible. Esto es demasiado", advirtió.

Al mismo tiempo, reiteró que Rusia "sigue interesada en que Estados Unidos se sume a nuestra operación en Siria para combatir juntos al EI". "Esperamos que este llamamiento sea escuchado", agregó.

Putin acusó la pasada semana a Estados Unidos de practicar un "doble juego" al declarar la guerra al terrorismo y utilizar a los yihadistas como "ariete" para derrocar al régimen de Bashar al Asad.

Antes de Carter, había expuesto ante la misma comisión del Senado el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general del cuerpo de marines Joseph Dunford, quien explicó que sería conveniente agregar fuerzas estadounidenses a las tropas iraquíes para aumentar las probabilidades de derrotar al EI.

Mientras, la aviación de Rusia prosiguió con su campaña contra los opositores al dictador de Damasco. En ese sentido, anunció ayer que atacó 120 "objetivos terroristas" en las últimas veinticuatro horas en varias provincias sirias.

Según una fuente castrense, los aviones rusos efectuaron setenta salidas en las provincias de Idleb, Alepo y Latakia, en el norte; Homs, en el centro, y en Rif Damasco, que rodea la capital.

Los bombardeos causaron la destrucción de once centros de comando de organizaciones terroristas, entre los que figura uno en Mesraba, en la periferia damascena, agregó la agencia de noticias Sana.

También destrozaron dos fábricas de explosivos, setenta posiciones fortificadas y puntos de aprovisionamiento, veintiuna bases de entrenamiento y tres depósitos de armas.

Moscú es uno de los principales aliados internacionales del régimen del presidente Al Asad (ver nota aparte).

El pasado 30 de septiembre, la fuerza aérea de Rusia inició una campaña de bombardeos en Siria, su primera intervención militar directa en el conflicto en el país árabe desde su comienzo en marzo de 2011.

Agencias ANSA y EFE,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario