Se debilitan chances al Oscar para Allen

Edición Impresa

Nueva York - Woody Allen calificó anteanoche de "falso y vergonzoso" el artículo escrito por su hija adoptiva Dylan Farrow, en el que lo acusó de haber abusado sexualmente de ella cuando era niña y con el cual rompió un silencio de veinte años sobre esos viejos rumores. Malone Farrow (como se hace llamar Dylan desde que decidió cambiar su nombre), de 28 años, a quien Woody Allen había adoptado con Mia Farrow cuando ambos estaban en pareja, señaló en una carta abierta publicada en un blog de "The New York Times" que el cineasta abusó de ella a los siete años de edad en un desván.

"El señor Allen leyó el artículo y lo encontró falso y vergonzoso", dijo la publicista del director, Leslee Dart, quien recordó que jamás fueron presentados cargos contra Allen y que una investigación realizada por peritos independientes, cuando salieron a la luz por primera vez las acusaciones, no encontró evidencia de un abuso. "Los expertos concluyeron que no había evidencia creíble de abuso, que Dylan Farrow tenía una incapacidad para distinguir entre fantasía y realidad, y que Dylan Farrow probablemente había sido aleccionada por su madre", dijo. En su carta, Dylan dijo que no pudo soportar que Allen hubiera recibido recientemente el Globo de Oro por el conjunto de su obra ni sus últimas nominaciones a los Oscar. "Cuando tenía siete años, Woody Allen me tomó de la mano y me condujo a un pequeño desván mal iluminado del segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me acostara boca abajo y que jugara con un tren eléctrico de mi hermano. Y abuso sexualmente de mí, afirmó. Las acusaciones contra Allen se ventilaron por primera vez en 1992, cuando él y Farrow se encontraban en una feroz disputa por la custodia de sus cuatro hijos adoptivos.

Ayer, los fiscales de Connecticut (estado en el que estaba la casa de Mia Farrow en donde, según Dylan, habrían ocurrido los hechos), dijeron a través de un portavoz que no tienen ninguna investigación abierta sobre Woody Allen. Después de una investigación realizada en 1993, un fiscal decidió no presentar cargos contra Allen. Expertos legales han dicho que el caso probablemente ya prescribió. "No tenemos ninguna investigación pendiente. Si recibiéramos una denuncia, la revisaríamos, como hacemos con cualquier denuncia, para tomar las medidas adecuadas", dijo Mark Dupuis, portavoz de la división de Justicia Penal de Connecticut. "Sería necesaria una denuncia antes de presentar cualquier cargo penal", añadió Dupuis. Según las leyes de Connecticut, un fiscal que recibe una denuncia de abusos sexuales de un menor normalmente tiene cinco años para presentar cargos. Farrow dijo que fue víctima de abusos en 1992.

Más allá del rumbo que tomen los acontecimientos, lo que se creía ayer en Hollywood era que las chances de la última película de Allen, "Blue Jasmine", para ganar algún Oscar se habían debilitado por la acusaciones de pedofilia a una semana de las votaciones. Allen es candidato al premio al mejor guión, y Blanchett a Mejor Actriz Protagónica (actuación por la cual la mayor parte de los pronósticos, hasta el sábado último, la daba como favorita). "¿Qué pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett?", le preguntó en la carta Dylan Farrow. La actriz replicó sin entrar en el tema: "Desde hace tiempo la familia vive una situación dolorosa, espero que encuentren una solución y algo de paz", dijo ayer Blanchett.

Diane Keaton, quien le rindió homenaje a Allen en la ceremonia de los Globos de Oro, fue nombrada de esta forma en la carta: "Me conocías cuando era niña. ¿Me has olvidado?". También ella se mostró ayer evasiva: "Con Allen tuve una relación larga, gratificante y productiva", fue todo lo que dijo. Sony Pictures, que distribuye la película "Blue Jasmine", se mostró en cambio categórica: "Nunca fue incriminado, tiene derecho a la presunción de inocencia", sostuvo. "Es una tragedia que después de 20 años una historia inventada por una amante vengativa vuelva a la luz tras haber sido evaluada y archivada por autoridades independientes", comentó por su parte Elkan Abramovitz, un abogado de Allen.

No está claro qué fue lo que provocó esta nueva ola de acusaciones de los Farrow: primero fue Ronan (ex Satchel), oficialmente el único hijo biológico de la pareja Allen-Farrow, quien en una entrevista a la revista Vanity Fair puso en duda la paternidad de Woody (el parecido de Ronan con Frank Sinatra es notable). Luego Mia, a través de Twitter, mientras premiaban al cineasta en la ceremonia de los Globos de Oro. Justamente preocupados por un nuevo arrebato de furia de Mia, los empresarios de "Disparos sobre Broadway", el musical inspirado en la película de Allen, que está por estrenarse en Manhattan, habían reducido el nombre del director en los carteles.

Ahora vienen los Oscar: en el pasado, los jurados de los premios han mandado el mensaje de que a ellos importa el arte y no el comportamiento. En 2003, por ejemplo, le otorgaron varios Oscar a "El pianista", incluido el de mejor director, pese a que Roman Polanski estaba siendo buscado tras una condena por violación cometida 25 años antes y no pisaba los Estados Unidos.

Dejá tu comentario