Se multiplican protestas y se sumaron piquetes petroleros

Edición Impresa

Los docentes mantenían la toma del Ministerio de Economía en reclamo de salarios atrasados. ATE sumó ayer fuerzas a los cortes que protagonizó el Sindicato de Petroleros Privados.

La convulsión social en la provincia se acrecentó ayer con la superposición de medidas de fuerza de estatales y gremios petroleros, mientras que hoy la capital provincial se paralizará por una megamovilización que protagonizarán gremios, padres autoconvocados y estudiantes.

En simultáneo, los maestros nucleados en Adosac -que cumplieron ayer 30 días de huelga desde el inicio oficial de las clases el pasado 6 de marzo- mantenían la toma del interior del Ministerio de Economía provincial en reclamo del pago de los salarios del mes pasado. También protestaban frente a la sede central del Banco Santa Cruz en Río Gallegos.

Más reclamos

Además, continuaba el paro y acampe de los trabajadores Judiciales frente al Tribunal Superior de Justicia, y la huelga de los legislativos nucleados en APEL. A esto se suma el paro de 72 horas de los Viales de Santa Cruz quienes reclaman la apertura de paritarias y el cumplimiento de acuerdo salariales del 2016.

Ayer la Asociación de Trabajadores del Estado y el Sindicato de Petroleros Privados cortaron rutas en Caleta Olivia, Río Gallegos, Puerto Santa Cruz, Pico Truncado, Las Heras, la entrada de El Chaltén y un acampe en Puerto Deseado, en un nuevo conflicto judicial que se suma a los de los trabajadores judiciales, de la educación y de la salud, entre otros.

El corte era total para camioneros y transportes de la actividad petrolera. En este sentido, Pedro Luxen, delegado del sector en la cuenca austral informó que el paro es total y que el personal jerárquico está sosteniendo la producción en los yacimientos.

"La baja que tiene la actividad petrolera, siendo una de las actividades principales de la provincia, afecta a diferentes compañeros como comercio, taxistas", dijo el petrolero, quien agregó que "si las operadoras no ponen un plan serio de inversión y principalmente YPF, se va a complicar aún más la situación, que nos tiene en conciliación obligatoria con diferentes empresas y con una amenaza concreta de 800 despidos".

Los sindicatos ATE y Petroleros anticiparon que ante la falta de respuestas, este es sólo el inicio de un conflicto que irá en escalada.

Escalada

El principal objetivo de la medida de fuerza -que culminó anoche- es que la operadora YPF desista de bajar definitivamente los equipos que ya estaban paralizados en le cuenca santacruceña.

Desde Caleta Olivia, el secretario general de ATE Santa Cruz, Alejandro Garzón, agregó: "La baja de equipos de trabajo petrolero significa no solamente pérdida de fuentes laborales sino el ingreso de menos regalías a la provincia".

Dejá tu comentario