Subió (poco) la mortalidad infantil

Edición Impresa

La mortalidad infantil tuvo un descenso de un 42 por ciento desde el año 2000, aunque experimentó una suba mínima en 2016 en la provincia de Córdoba, misma tendencia que aplica a la mortalidad materna, según un informe elaborado por el Ministerio de salud provincial.

A pesar de esta cifra decreciente en los últimos años, el comunicado difundido por la provincia indica que en 2016 hubo un incremento de 0,5 en ese ítem.

Desde el 2009 se aprecia esa curva descendente, que con algunos leves incrementos, continúa su tendencia: 10,7 en 2009; 10,9 en 2010; 10,7 en 2011; 9,6 en 2012; 9,4 en 2013; 8,8 en 2014; 8,3 en 2015 y 8,8 en 2016, porcentaje tomado cada 1.000 nacidos vivos.

En tanto, la mortalidad materna se mantiene en 2,7 (cada 10.000 nacimientos), pero descendió el número absoluto de muertes: 17 en 2015 y 15 en 2016.

El ministro de Salud de Córdoba, Francisco Fortuna, explicó: "Cuando hemos logrado bajar la mortalidad infantil a un dígito, lidiamos con las causas más duras de mortalidad, que no son fáciles de reducir. Por eso es esperable que la curva experimente estos pequeños incrementos, pero manteniéndonos en la tendencia general descendente".

Sobre la mortalidad infantil, la directora de Maternidad e Infancia, Marcela Yanover, precisó que el aumento de la tasa tiene que ver, entre otros factores, con la disminución de nacimientos que se experimentó este año: fueron 494 defunciones de menores de un año sobre 56095 nacidos vivos (2259 menos que el año anterior). Mientras que la cantidad absoluta de muertes aumentó un 2,2 por ciento, la cantidad de nacimientos disminuyó 3,7 por ciento.

Con estos valores, la provincia administrada por Juan Schiaretti llega a los menores valores históricos.

La tasa de mortalidad infantil (TMI) es un indicador demográfico que señala el número de defunciones de niños menores de un año, por cada mil recién nacidos vivos, en un tiempo y población determinada

Dejá tu comentario