16 de abril 2013 - 00:00

Supercard de Moreno, por ahora, congelada

Guillermo Moreno
Guillermo Moreno
La Supercard de Guillermo Moreno está por ahora congelada. Según los organizadores, recién a fines de junio podría comenzar a regir, cuando terminen de confeccionarse los sistemas operativos y listados de potenciales clientes. Incluso en una primera etapa, sólo estaría disponible para los actuales clientes de las tarjetas de los súper e hipermercados. A éstos se podrían sumar los titulares de la tarjeta Argenta (fundamentalmente jubilados). Finalmente, y ya en julio, el resto de los propietarios de tarjetas de créditos normales podrían acceder al plástico morenista. Esta situación le genera igualmente al secretario de Comercio Interior un problema, el retraso de la Supercard, pero una oportunidad: cuando la tarjeta esté disponible en junio coincidirá en el tiempo del teórico vencimiento de su acuerdo de congelamiento de precios con los súper e hipermercados. Allí Moreno hará un nuevo relanzamiento del programa, con una extensión de cuatro meses más, coincidiendo con las elecciones PASO y las legislativas de octubre. Para ese momento del lanzamiento de la Supercard de junio, Moreno tendrá que otorgarles a los privados alguna otra prebenda para que éstos acepten sostenerse en el juego del congelamiento. Para someterse a cuatro meses más de congelamientos, los privados necesitan (al menos eso es lo que dicen desde Carrefour, Wallmart y Jumbo-Disco), más prorrogativas que le garanticen sostener la rentabilidad. Dicen los súper e hipermercados.

Moreno tiene dos medidas en estudio. La primera es "ayudar" a los privados en las próximas negociaciones paritarias. El secretario llamará al sindicato de Comercio de Armando Cavalieri para que "ponga el hombro" en las discusiones salariales que el sector abrirá en mayo. El aumento que el Gobierno quiere que cierre este sector es de no más del 20%, como ayuda a los súper e hipermercados. Como se descarta que Cavalieri rechazará el convite, hay una prebenda extra hacia el sindicato: el apoyo total para que el gremio defienda primero la embestida y luego recobre los afiliados que en su momento coptó Hugo Moyano.

La segunda medida que Moreno tiene en mente es la presión que ejercerá contra los bancos para que éstos acepten rebajar del 3 al 1% las comisiones que le cobran por las operaciones con tarjetas de créditos. Éste había sido la orden original morenista a los bancos, pero luego éstos decidieron avanzar en la rebaja de intereses a sus clientes y no una reducción de las comisiones a los súper e hipermercados. La Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), aseguró que aplicaría una política de reducción de los intereses del 45% al 30% anual para los clientes que se atrasan en sus pagos; medida a la que se sumaría la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la Argentina (Abappra). Por su lado, la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), que reúne a las entidades extranjeras, prometió otro tipo de beneficios para sus usuarios, vinculados a descuentos y mayores plazos para las compras sin cobrar intereses.

Moreno no obligará a las entidades financieras a reducir las comisiones, sino que les "sugerirá la medida. En su escritorio hay una carpeta de decisiones, siempre dentro de su tipología de acción, que podría acelerar para que los bancos avalen su idea de rebajar comisiones. Cerca del secretario se habla de presionar a las entidades por los intereses que cobran en los créditos personales, la falta de préstamos hipotecarios, la poca disponibilidad que ve el funcionario para que haya más dinero para las pymes y hasta una carpeta sobre la participación de algunos bancos en el mercado cambiario que, según su visión, no estaría clara. En su mira hay un banquero argentino, que desde hace ya más de un año está en conflicto virtual con el secretario. Éste lo acusa de protagonizar todas las embestidas contra el tipo de cambio oficial. El financista se queja de la persecución del funcionario.

Dejá tu comentario