Trágico: ataque atraerá más europeos a la yihad

Edición Impresa

  Beirut - El ataque sangriento contra el semanario francés Charlie Hebdo confirmó el temor de que los yihadistas golpeen en el corazón de Europa, y en particular en un país en guerra contra los grupos extremistas de Medio Oriente y el Sahel.

Los asesinatos de caricaturistas cuyos dibujos indignaron a muchos musulmanes servirán de propaganda a los movimientos yihadistas, y les facilitarán el reclutamiento, advierten varios expertos.

"Este ataque fue cometido para provocar una onda de choque en la escena internacional", afirma Lina Khatib, directora del centro Carnegie para Medio Oriente. "Su ejecución espectacular quiere demostrar la influencia de los movimientos yihadistas en Europa", añadió.

El atentado, que no fue reivindicado y se cobró 12 muertos, confirmó el miedo a atentados en Occidente al calor de la emergencia del grupo Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y el lanzamiento de una coalición internacional con fuerte participación occidental para combatirlo.

Con esta guerra de fondo, los servicios de inteligencia occidentales no dejaron de alertar contra el peligro de los yihadistas que vuelven a sus países de origen en Europa.

Francia está particularmente expuesta, ya que participa en los ataques aéreos en Irak contra el EI y desplegó un dispositivo militar de gran envergadura en cinco países del Sahel contra diversos grupos islamistas.

En los últimos meses, tanto el EI como Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) llamaron en varias ocasiones a sus partidarios a atacar a Francia.

La revista de AQPA, Inspire, animó a sus simpatizantes a atentar en Francia, e inscribió en la lista de personas a eliminar al redactor en jefe de Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, alias Charb, abatido en el atentado del miércoles. También murieron otros dibujantes señeros del semanario: Cabu, Wolinski y Tignous.

Desde que en 2006 publicara unas caricaturas del profeta Mahoma, el semanario satírico había recibido numerosas amenazas e incluso fue atacado con bombas molotov en 2011.

El objetivo es también "hacerles llegar un mensaje a los Estados, en particular los integrantes de la coalición internacional, haciéndoles ver que son vulnerables", explicó Lina Khatib. Y por eso, "los atacantes eligieron una zona central en París, que es muy simbólica".

En las redes sociales, simpatizantes de Al Qaeda y sobre todo del Estado Islámico se felicitaron por el ataque, y empleaban hashtags en árabe como "París arde" o "la invasión de París".

Esos simpatizantes publicaron también fotos de Charbonnier con un número de Charlie Hebdo en el que se ve una caricatura que se ríe de los musulmanes radicalizados. "Por eso lo mataron", comentó uno de ellos en Twitter.

Ya sea un ataque motivado exclusivamente por la cuestión de las caricaturas o más bien un atentado destinado a "castigar" a países en guerra contra los yihadistas, lo ocurrido será un catalizador para atraer a nuevos simpatizantes de la causa yihadista, según Max Abrahms, un experto norteamericano en terrorismo.

"Este ataque se considerará como un éxito. Y cuando los grupos terroristas dan la impresión de salir ganando, lo tienen más fácil para reclutar a gente", explicó.

El EI, conocido por sus masacres, secuestros y agresiones en Irak y Siria, saldrá beneficiado, aunque no sea directamente responsable del ataque, destaca este profesor en Ciencias Políticas.

Porque "lo que de verdad le permitió al EI contar con una base tan amplia son sus éxitos en términos de conquista de territorios y de masacre de un gran número de personas".

Un contexto semejante podría inspirar a más de uno. "El EI y otros grupos considerarán el ataque como un éxito que ha de repetirse", advirtió Abrahms.

Agencia AFP

Dejá tu comentario